La crisis económica tocó a la puerta de los más grandes fabricantes

Además de la crisis de General Motors y Chrysler, ahora se suma el primer reporte del fabricante japonés Toyota que por primera vez en su historia registra pérdidas en su ejercicio anual.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de diciembre del 2008

Toyota Motor anunció una pérdida, la primera en su exitosa historia de ventas alrededor del mundo durante el ejercicio 2008-2009 y justificó este saldo en rojo por el hundimiento generalizado del mercado automovilístico a nivel mundial.

Para este periodo, que termina a finales del próximo marzo de 2009, Toyota prevé pérdidas de hasta 1.690 millones de dólares, según lo anunció el presidente del grupo, Katsuaki Watanabe, en una rueda de prensa en Nagoya, Japón.

Si las sombrías previsiones de Toyota se cumplen, será la primera vez que sus cuentas se encuentran en números rojos desde que empezó a publicar sus resultados financieros en 1940.

Sorprendentemente, el año pasado Toyota había obtenido un beneficio de 25 mil millones de dólares, pero para el presente los augurios no son los mejores, ni siquiera para el 2010. Esto podría afectar claramente sus participaciones en los principales eventos deportivos que patrocina, sobre todo en la Fórmula 1.

En Estados Unidos

GM y Chrysler recibirán 13.400 millones de dólares en préstamos iniciales del gobierno para continuar operando a cambio de una profunda reestructuración, según un plan de rescate que anunció el presidente George W. Bush.

El dinero procederá del Programa de Rescate de Activos en Problemas (TARP por su sigla en inglés) destinado a rescatar instituciones financieras.

En febrero se les asignará 4 mil millones más si el Congreso libera la segunda mitad de los US$700.000 millones autorizados del TARP. Los fondos permitirán que GM y Chrysler sigan en operaciones hasta marzo.

La obtención de ayuda constituye un alivio para GM, la mayor empresa fabricante de automóviles de este país, y para la número tres Chrysler, que dijeron que se quedarían sin fondos operativos a fin de este mes.

Esta intervención se da en momentos en los que los senadores republicanos se habían negaron a aprobar un rescate que había aprobado la Cámara de Representantes, lo cual puso en duda la supervivencia de las compañías y la continuidad de millones de empleos.

GM se tambalea como consecuencia de las pérdidas de 73 mil millones de dólares que sufrió desde 2004 y de una caída de las ventas de este año del orden del 22 por ciento, mientras que Chrysler declinó 28 por ciento y fue la empresa automovilística que más cayó.

Plazo

En un primer momento el paquete está destinado a GM y Chrysler. Ford Motor Co., la segunda empresa fabricante de automóviles en EU, dijo que puede seguir operando sin ayuda por ahora.

"Esto nos permitirá acelerar nuestro profundo plan de reestructuración", dijo hoy GM en un comunicado. "Dará lugar a una General Motors más fuerte".

El plan establece que si las empresas no pueden demostrar una viabilidad financiera para el 31 de marzo, deberán devolver los préstamos.

El gobierno se negó a permitir la quiebra de las compañías, como pidieron algunos legisladores que se opusieron al rescate.
La quiebra "agravaría un mercado laboral débil y exacerbaría la crisis financiera", dijo Bush. Sin embargo el panorama no es bueno porque la venta de autos ha reducido en  37% y estos fabricantes tienen los cupos de crédito congelados en los bancos.

Durante los últimos días, 20 plantas de la General Motors en EE.UU., México y Canadá se acaban de cerrar y otras 30 están trabajando a medias. Chrysler anunció también que sus 22 plantas industriales se clausurarán en un mes, mientras Ford tiene planes de cerrar 10.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.