Consejo: Cuide el embrague de su vehículo

Conozca los cuatro hábitos de manejo inadecuados que le generan daños prematuros a este sistema y un truco para saber usted sepa si hay que cambiarlo.

Por Redacción Motor

12:48 p.m. 21 de septiembre del 2015
!Cuidado con el embrague de su carro!

!Cuidado con el embrague de su carro!

Una avería en el sistema de embrague suele ser un motivo de conflicto muy habitual entre clientes y marcas de vehículos. Aunque los problemas de fábrica existen, es muy común que las garantías no cubran la avería, por ser un elemento mecánico sujeto al desgaste.

Los cambios que no entran correctamente o lo hacen de forma brusca, cuando se acelera el motor y no se gana velocidad o se siente que el vehículo se desliza de forma inusual al engranar las marchas, son algunos de los síntomas en que el sistema nos dice que tiene problemas y requiere atención inmediata por parte de un experto.

No vamos a entrar en una descripción técnica del embrague. Solo basta comprender que este sistema de alto desgaste mecánico es un conjunto de piezas que intermedia entre el motor, la caja de cambios y las ruedas, para transmitir el movimiento sobre estas últimas.

Los embragues, como cualquier otro componente de un vehículo, pueden fallar prematuramente debido a materiales de baja calidad, por un problema de fábrica y también por el uso inadecuado, es decir, por malos hábitos de manejo.

A continuación le mostramos cuales son los errores más comunes que causan daños irremediables al embrague de un vehículo. Tome atenta nota y evite gastos imprevistos.

En semáforos y durante el trancón

Aunque no es el hábito más dañino, mantener pisado el pedal cuando nos detenemos en un semáforo o en un trancón, también añade un estrés innecesario al embrague y genera fricciones que a la larga pueden provocar un desgaste prematuro del disco. Lo ideal es dejar en neutro y enganchar la marcha solo al momento de arrancar.

Apoyar el pie en el pedal del embrague

Evite desgastar el embrague

Evite desgastar el embrague

Este es uno de los hábitos más perjudiciales para el sistema. El más mínimo toque con el pedal puede generar fricciones internas que pueden producir desgastes prematuros. Procure siempre poner su pie izquierdo lejos del pedal; ubíquelo en el reposapiés o en el suelo, pero jamás sobre el pedal.

Arranque en pendiente

Esta es una situación muy cotidiana en nuestra geografía. El conductor ha de tener un control absoluto del punto del recorrido del embrague en el cual soltar el freno y pisar el acelerador, y hacerlo de forma rápida, pero a la vez suave, para evitar que el vehículo se cuelgue y que el embrague se mantenga excesivamente a medio recorrido, con la correspondiente fricción. Si el habitáculo se inunda de un olor a quemado es debido al asbesto del disco que se quemó, por no haber realizado bien el proceso.

No pisar a fondo el pedal

Tan dañino como lo es tener el pie sobre el pedal, es no pisarlo a fondo cuando engranamos marchas. De nuevo se estaría sometiendo al conjunto de la transmisión a fricciones que pueden hacer que un embrague dure mucho menos de lo que debería.

Para evitar esta situación, asegúrese que la silla esté bien ubicada de modo que pueda pisar a fondo el pedal sin que le resulte incómodo.

CuÁndo cambiarlo

!Cuidado con el embrague de su carro!

!Cuidado con el embrague de su carro!

Un truco para saber si ya es hora de cambiar el embrague es ubicar el vehículo en una zona plana, poner tercera o cuarta marcha en la caja de cambios y sacar el embrague de manera gradual con el carro frenado y sin acelerar. Si el carro se apaga de inmediato, el embrague está bien, de lo contrario, deberá cambiarlo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.