La demanda de Range Rover sobrepasó los pronósticos de Land Rover

La fábrica de Solihull, en Reino Unido, está al límite de su capacidad y las listas de espera en todo el mundo se van acumulando por el éxito del Evoque, y la edición 'básica' y deportiva de esta SUV.

Redacción Motor

11:11 p.m. 30 de septiembre del 2013

La demanda mundial de sus tres más recientes productos tiene en aprietos a la firma británica Land Rover pues el apetito de los consumidores de estas SUV de lujo se desbordó y tiene al límite de su capacidad a la fábrica de Solihull.

La Range Rover, con sus tres ediciones, básica, Sport y Evoque, acumula listas de espera de varios meses en algunos mercados a pesar de que la fábrica está produciendo sin descanso todos los días de la semana.

El asunto ha llegado hasta el punto de que en su principal mercado que es China, los clientes están pagando hasta un excedente de 150 millones de pesos para que les anticipen la llegada de los carros que compraron a pesar de que allá este tipo de vehículos premium tienen grandes cargas impositivas y pueden alcanzar un valor de unos 850 millones de pesos.

El problema reside en que los proveedores de piezas, entre ellos Ford que fabrica los motores para estos vehículos, no alcanzan a cumplir con los plazos de entrega para cubrir la demanda, pues en los presupuestos de la firma Land Rover se subestimaron en un 40% las proyecciones de venta.

 A esta situación la firma deberá encontrarle una rápida solución para evitar los consecuentes problemas de una sobre demanda que puede hacerlos navegar en una increíble bonanza pero también ocultarlos bajo un  manto de duda ante los consumidores insatisfechos.

DATO

Un Range Rover Sport tiene actualmente una lista de espera de nada menos que nueve meses, mientras que el Range Rover tiene una lista de espera de seis meses.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.