El departamento de diseño de General Motors cumplió 85 años de funcionamiento

Nació en julio de 1927 con la intención de estudiar los 'asuntos de arte y combinación' para los carros de este fabricante. A partir de entonces, allí se concibieron y colorearon de bómper a bómper.

Redacción Motor

09:14 p.m. 04 de julio del 2012

Antes de 1927 no se pensaba que el diseño fuera una parte vital del automóvil y la gente, ante la novedad, no reparaba en la belleza de las líneas y los perfiles.

Sin embargo, en julio de ese año, General Motors creó un departamento al que denominó la División de arte y color porque no encontró otro mejor nombre. Sin embargo, fue el primer departamento de diseño en el mundo automotor.

A su mando pusieron a Harley Earl, un fabricante de carrocerías a pedido que trabajaba en Hollywood, quien sería el padre del LaSalle de 1927. Con su llegada a General Motors se puso fin a una famosa práctica de Henry Ford en la industria norteamericana: "El cliente puede escoger el color de coche que quiera, siempre que sea negro".

Con la apertura de este departamento se creó el propósito de estudiar el diseño artístico y las combinaciones de colores que los vehículos de General Motors tendrían en el futuro.

A este nuevo departamento se le debió también el nacimiento de los 'concept cars', cuyo objetivo fue el de ser plataforma para las ideas futuras de la industria que exhibía GM en los Motorama, un salón 'especial'. Y a su lado, surgió el diseñó industrial para hacer óptimas las carrocerías con las que soñaban los 'dibujantes'.

Earl fue el responsable de la moda de las aletas en los carros de esa época y fue el gestor de pequeños cambios para diferenciar un mismo carros con el paso de los años. Presidió la dependencia hasta después de la llegada del primer Chevrolet Corvette en 1953 y fue el primero en contratar mujeres diseñadoras para esta área.

Así es en la actualidad
GM Design cuenta con 1.900 hombres y mujeres repartidos en 10 centros de diseño en siete países (Estados Unidos, Alemania, Corea, China, Australia, Brasil e India), que se concentran en un objetivo común: atraer la atención del consumidor y motivarlo a comprar un auto que le transmita arte al conducirlo.
 
Ed Welburn está a la cabeza de este departamento y ha generado una serie de posibles futuros clásicos, desde el reinventado Camaro hasta el Cadillac CTS Coupé. Y aunque han pasado los años, la misión fundamental del diseñador no lo hizo: crear un exterior bellamente ejecutado y proporcionado; y un ambiente interior que invite a una relación de desarrollo y crecimiento.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.