Después de 50 años el fabricante italiano Ermini vuelve al mercado automotor

El deportivo descapotable Ermini 686 Seiottosei será el encargado de traer de nuevo a la vida a esta firma italiana que salió del mercado hace medio siglo. El 686 es el peso en kilos de este carro.

Redacción Motor

04:28 p.m. 05 de octubre del 2012

Ver galería de fotos del Ermini 686 Seiottosei Concept

Después de 50 años de ausencia en el mercado automotriz, la firma italiana volverá a asomar la cabeza para revivir la historia con un deportivo que muy probablemente se llamará Ermini 686 Seiottosei.

Este automóvil descapotable, biplaza  y con alta dosis deportividad será fabricado con una carrocería de fibra de carbono y un chasis hecho en acero que alcanzará un peso de 686 kilos, de ahí el nombre con el que probablemente será bautizado este vehículo.

El deportivo contará con motor y tracción trasera de cuatro cilindros y 2 litros que desarrollarán 295 caballos de potencia asociado a una caja de cambios secuencial de seis velocidades. De esta manera, el Ermini 686 Seiottosei ofrecerá una relación peso y potencia que estará a la altura de la mayoría de súperdeportivos.

La fuerza del bloque de marca Renault se transmitirá a las ruedas traseras y le permitirá al 686 acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3,4 segundos.
 
El diseño exterior del vehículo estará a cargo del diseñador Giulio Cappellini y empeceremos a verlo como prototipo por las calles solo hasta finales del próximo año, prometiendo fuera de otras cosas, ser un auto de fácil mantenimiento, con bajas emisiones y un consumo muy reducido. 

Y es que finalmente esta compañía florentina de autos que desapareció hace tanto tiempo, tiene todos los requisitos para volver al ruedo de los motores, y qué mejor para hacerlo que proponiendo un deportivo con todas las características mecánicas, tecnología avanzada y piezas de lujo.

Ver galería de fotos del prototipo

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.