Colección: Dodge Dart, amplio y confortable

Dentro del portafolio de Dodge de la década del sesenta, este era el carro más sencillo y de menor tamaño en el mercado norteamericano.

Redacción Vehículos

02:28 p.m. 12 de agosto del 2015
Dodge Dart, amplio y confortable

Dodge Dart, amplio y confortable

En 1969 comenzó a ensamblarse en Bogotá, en la entonces planta de Chrysler Colmotores. Tras la compra en 1979 del 77 por ciento de las acciones de Colmotores, por parte de General Motors, el Dart siguió produciéndose hasta 1982.

Su imponente aspecto exterior y el habitáculo de considerable amplitud, consiguieron entusiasmar a los automovilistas colombianos con mayor poder adquisitivo. Venía equipado con el motor Slant Six de 3.686 cm3, propulsor bastante silencioso y de abundante torque.

La palanca de cambios estaba ubicada en la columna de la dirección, lo que hacía posible que tres personas viajasen en la silla delantera, tapizada con un material plástico de imitación cuero y de una sola pieza.

Dodge Dart, amplio y confortable

Dodge Dart, amplio y confortable

Sus propietarios pudieron comprobar que era un carro muy confortable y de una gran estabilidad gracias a la suspensión, que en la parte delantera, estaba equipada con barras de torsión, lo que le aportaba un óptimo comportamiento en curvas.

Entre 1970 y 1972, la gama Dodge Dart estuvo acompañada por una versión cupé de carácter deportivo, cuya palanca de velocidades estaba situada en el piso. Se trataba del Dodge Dart Demon, un V8 de 5.2 litros, del que se ensambló un reducido número de unidades en la planta de Chrysler Colmotores.

Dodge Dart, amplio y confortable

Dodge Dart, amplio y confortable

Reclámelo este miércoles

Para obtener el Dodge Dart de 1970, recorte el cupón que aparecerá el 12 de agosto en EL TIEMPO, más 14.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.