Escoltas sin ley en las calles

“Controlados” por una autoridad invisible, hacen (trancón) y deshacen (la poca movilidad) a su gusto.

Redacción Vehículos

12:22 p.m. 10 de octubre del 2016
Escoltas continuan abusando

Escoltas continuan abusando

Un panorama común: el semáforo está en verde y la intersección despejada, pero los carros quietos. ¿Por qué? Una moto, ya sea de policía, militar o ‘particular’, se encuentra atravesada trancando el paso mientras su conductor está de pie dando vía a su protegido quien para ellos (y únicamente para ellos mismos) tiene prioridad sobre todos los demás.

Situación similar se vive en los trancones, donde dichas motos se convierten en armas para abrir paso a como dé lugar con incesantes cambios de carril, todo con el afán de lograr el menor tiempo de desplazamiento posible sin importar que se afecte la movilidad (e incluso integridad) de los demás.

Según el artículo 1 del Código Nacional de Tránsito, las normas allí expresadas “regulan la circulación de los peatones, usuarios, pasajeros, conductores, motociclistas, ciclistas, agentes de tránsito y vehículos por las vías públicas o privadas que están abiertas al público”, por lo que ninguno de ellos tienen la prioridad o prelación por encima de los demás.

Incluso esto aplicaría también a la caravana presidencial, aunque por temas de seguridad y como autoridad máxima, se ha permitido (más por consenso que por ley o resolución expresa) que sea el único esquema autorizado para detener el tráfico a su favor.

Escoltas sin ley

.

Es decir que si en teoría ni siquiera el mismo presidente puede desacatar el Código de Tránsito, pues mucho menos ningún otro ciudadano.

Pero esto no parece importar y día a día se vive el panorama de caravanas de escoltas alterando el tráfico a su favor, utilizando los carriles exclusivos que se han designado para el transporte público y estacionando en lugares prohibidos. Un llamado de atención por parte de los ciudadanos no logrará nada aparte de insultos y amenazas, y los agentes de tránsito, que deberían obligarlos a acatar la ley, no lo hacen, puesto que muchas veces son ellos los que desacatan las leyes que juraron proteger y hacer cumplir.

Y si entre ellos mismos no se multarán, ¿entonces quién lo hará? En los últimos meses algunas denuncias ciudadanas y de los mismos empleados del distrito, como el Secretario de Seguridad, Daniel Mejía, o el alcalde, Enrique Peñalosa, han llevado a que algunos dignatarios y empresarios cuyos esquemas de seguridad fueron sorprendidos violando la ley recibieran comparendos como lo establece el Código de Tránsito.

Escoltas sin ley

.

Además de esto, el Secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, anunció que se crearía un curso de respeto a las normas de tránsito y seguridad vial específicamente para los conductores (de moto y carro) de estos esquemas de seguridad, el cual será requisito para ejercer esa labor.

En el comunicado correspondiente se anuncia que la entidad “continuará fortaleciendo las medidas de control frente a este tipo de comportamientos de algunas caravanas o esquemas de seguridad, tanto con personal de la Policía de Tránsito en vía como a través de las cámaras instaladas por la entidad”. Sin duda una muy buena idea en el papel, ¿pero cómo será en la práctica?

Por un lado, dicho comunicado, publicado el pasado 19 de septiembre, no cita fecha exacta de cuándo entraría a regir la medida, y en caso que lo hubiera hecho inmediatamente se esperaría que en estas dos semanas y media comenzaran a tenerse resultados, ya fuera con anuncios de nuevos comparendos impuestos o sobre el inicio de los mencionados cursos obligatorios.

Por el otro, ¿qué pasa cuando los conductores de estos esquemas reciben la orden de su protegido para alterar el tráfico o hacer uso de los carriles exclusivos? En primer lugar dicha orden ni siquiera debería darse, pero en caso tal la respuesta debería ser una negación; negación que con seguridad nunca se da.

Escoltas sin ley

.

Al contrario, cada día las denuncias se siguen haciendo públicas en redes sociales, e incluso en Twitter ya existe la cuenta @MultandoEscolta que “Debido al silencio y no determinación de las entidades en Colombia, nos enfocamos a denunciar #Escoltas y #Diplomáticos infractores con #YoMultoA + placa”.

Y con toda razón, pues si bien los anuncios de comparendos a algunos de los esquemas de seguridad y el de los cursos de respeto a las normas de tránsito dan una pista de que algo se quiere hacer al respecto, hasta el momento no se sabe de ningún plan o campaña que realmente le haga frente a esta situación.

¿Será que más bien es que no quieren terminar siendo víctimas de su propio invento?

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.