El fabricante Volvo anunció que eliminará 1.000 empleos en el 2013

El recorte de este número de empleos antes de que finalice el 2013 supondrá la reducción del 5 por ciento del total de la nómina. Actualmente, Volvo emplea a 22.400 personas en el mundo.

Redacción Motor

03:41 p.m. 21 de febrero del 2013

La marca sueca Volvo, perteneciente al grupo automotriz chino Geely, anunció que recortará otros 1.000 empleos y ahorrar más de 200 millones de dólares para alcanzar un punto de equilibrio en el presupuesto del año 2013, después de que sus ventas y su crecimiento en China se estancaran.

Volvo, cuyo desempeño ha sido irregular desde que fue comprada por 1.800 millones de dólares a Ford Motor en el 2010, también dijo que lanzaría junto a Geely un centro de desarrollo e investigación, uno de sus planes conjuntos más ambiciosos hasta el momento.

Volvo, con sede en Gotemburgo, redujo el año pasado la cantidad de personal temporal contratado en su fábrica. Los nuevos recortes ocurrirán en el sector administrativo y de asesorías, dijo el miércoles el presidente ejecutivo Hakan Samuelsson.

"Uno debe adaptarse a la realidad. Nosotros hemos hecho eso en la parte de la fábrica, ahora tenemos que hacerlo en el lado administrativo", dijo a la televisión pública SVT.

Luego, el portavoz afirmó que Volvo esperaba eliminar cerca de 750 empleos de consultores y hacer otras reducciones mediante cambios voluntarios del personal permanente, como jubilaciones anticipadas. "Nosotros planeamos ahorrar 1.500 millones de coronas (237,2 millones de dólares) durante el curso del año para alcanzar la meta de un presupuesto equilibrado", agregó.

El año pasado, Volvo eliminó cerca de 900 empleos. La compañía tiene cerca de 22.000 empleados permanentes, la mayoría -unos 14.000- en Suecia y casi 4.000 en Bélgica. Sus ventas subieron en el 2011, pero la recesión en Europa y una desaceleración en China que hizo caer sus ventas totales en el 2012 a 421.951 vehículos desde los 449.255 del 2011 provocaron pérdidas en el primer semestre.

Volvo busca gastar cerca de 11.000 millones de dólares para alcanzar los 800.000 automóviles vendidos antes del 2020 e impulsar las ventas en China a 200.000 desde los apenas 41.000 del año pasado, que representaron una caída de un 10,9 por ciento.

El mercado estadounidense siguió siendo el mayor de la empresa el año pasado con 67.273 unidades vendidas, un aumento de un 1,2 por ciento. Además de las menores ventas, desacuerdos internos llevaron a la salida del presidente ejecutivo el año pasado y al nombramiento de Samuelsson.

Con información de EFE.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.