¿El fenómeno chino de la industria?

Con más de 10 años en el mercado las marcas chinas han abandonado el segmento popular de automóviles particulares. 

Redacción Vehículos

12:54 p.m. 01 de septiembre del 2017
Chery Grand Tiggo

Hoy están presentes en el mercado de SUV y utilitarios.

Han pasado ya más de diez años desde la llegada de los carros chinos al país y la expectativa que se originó en ese entonces, de lo que podría suceder con este mercado a futuro, es algo que vale la pena analizar en este momento.

Hasta hace unos años cercanos, los vehículos de origen chino tuvieron más de doce marcas en los segmentos de automóviles particulares de gama popular y media. Hoy, el primer grupo, cuyo rango de precio oscila entre 23 y 35 millones de pesos, prácticamente desapareció, salvo la oferta de Geely con su modelo LC.

En el segmento de gama media, de 36 millones en adelante, se mantienen algunos pocos modelos de Chery, Great Wall, Geely y MG. Caso contrario sucede en los segmentos de los SUV, vanes y utilitarios tipo pick-up de baja cilindrada, en donde aún es masiva su participación pero pequeña en comparación con el mercado general.

Según cifras del Runt, entre 2010 y agosto 18 de 2017 se han matriculado un total de 80.602 vehículos de origen chino, pertenecientes a los segmentos de automóviles, camionetas y utilitarios para servicio particular, especial y público.

JAC S3

JAC S3

Para entender este comportamiento debemos hacer una retrospectiva. La llegada de las marcas chinas a nuestro país data de finales de 2004 con la introducción de varios modelos, especialmente en el mercado de los vehículos comerciales (pequeñas van de pasajeros y pick-up de trabajo), y posteriormente hicieron su ingreso los automóviles particulares.

Este auge de marcas y opciones provocó un movimiento importante dentro del mercado de la época y para el Salón de Automóvil de 2006 hubo por primera vez un pabellón dedicado a estos vehículos.

Como lo referenciamos en esta sección en agosto de 2008, en esa época China producía vehículos de última generación para su mercado interno, mientras que los de exportación estaban conformados por modelos basados en remodelaciones o adaptaciones de vehículos de dos o tres generaciones anteriores, muchos de ellos copiados de carros japoneses.

Brilliance V5

Brilliance V5

Algunos de esos modelos fueron comercializados en el mundo gracias a diversos acuerdos comerciales que hizo la industria china con marcas como Mazda, Suzuki, Toyota, Isuzu y Mitsubishi, mientras que otros estuvieron en medio de conocidos litigios por propiedad intelectual con los dueños, que vieron copiados sus diseños.

Sin embargo, el precio de esas primeras unidades era elevado y más aún si se tiene en cuenta que la tecnología y sistemas que equipaban eran anticuados.

En 2009 aumentó la oferta de vehículos tipo automóvil en el país, muchos de los cuales alcanzaron a comercializarse por debajo de los 20 millones de pesos, como fue el caso del BYD Flyer 5 puertas importado por Cinascar (Grupo Hyundai de la época), el cual se llegó a ofrecer por 15.5 millones de pesos.

A pesar de que algunos vehículos llegaron bien equipados con ABS y doble ‘airbag’, entre otros elementos para poder competir, muchos de ellos se vieron afectados con el tiempo por la baja calidad de sus componentes y accesorios.

Chery Grand City

Chery Grand City

También el mercado fue víctima de un deficiente servicio postventa en algunas marcas que no tenían suficiente inventario de repuestos y un costo que a su vez era bastante elevado.

Otro factor en su contra fue la alta depreciación en la reventa y, en cierta forma, el desconocimiento de los resultados de las pruebas de choque y de seguridad que aún hoy son un enigma. Esto afectó también este mercado.

Todo esto provocó años más tarde que los clientes tomaran otras opciones al renovar su vehículo y eso se vio reflejado en las cifras de matrículas de los últimos años, donde tuvieron una fuerte caída como lo demuestra el histórico de cifras suministradas por el Registro Único Nacional de Tránsito –Runt–.

¿El fenómeno chino de la industria?

.

¿El fenómeno chino de la industria?

.

Otros mercados

Sin duda los importadores de vehículos chinos aún son jugadores importantes en el negocio de la “línea blanca”, de la cual hacen parte las van pequeñas de hasta siete pasajeros y las pick- up o mini trucks de baja cilindrada para servicio público especial.

En la actualidad Baic, Changan, Changhe, Chery, DFSK, Great Wall, FAW, Foton, Jimbei, JMC, Kenbo, Lifan y Shinerai tienen un amplio portafolio de estos vehículos con precios que van desde los 31 millones hasta los 50 millones de pesos y cuyas plataformas mecánicas por lo general están basadas en automóviles.

Por otra parte, esos mismos importadores, a los que se suman Brilliance y Jac, han incursionado también en el segmento SUV, que en los últimos años se ha convertido en uno de los más competitivos del mercado nacional con diversas alternativas.

JAC S2

JAC S2

En el grupo de los SUV de entrada (40 a 76 millones), conocido como ‘urbanas’, que son esencialmente automóviles modificados con más altura sobre el piso y algo más de espacio interior, figuran los modelos chinos Baic Kenbo; Brilliance V5; Changan CX y CS35; Chery Tiggo y Grand Tiggo; Great Wall M4; Jac S2 y S3; JMC; Landwind; Kembo K-Seven y Lifan X50.

Apoyados en las cifras del Runt de los últimos siete años, en estos dos grupos las matrículas “chinas” no han tenido una caída tan dramática como la de los automóviles, en donde sus principales clientes siguen siendo el servicio público y el especial.

Hoy la industria china ha mejorado la calidad de sus productos, pero aún le falta mucho trecho por recorrer en ese proceso de evolución, camino que históricamente transitaron la industria automotriz japonesa, a la cual le tomó cerca de tres décadas para ser competitiva, y la coreana, que continúa su proceso para poder ofrecer productos competitivos y confiables en cuanto a calidad, desempeño, seguridad y diseño.

Changan EuLove 03

Changan EuLove

La diferencia es que esos tiempos de evolución son cada vez más cortos y los chinos han recortado la distancia rápidamente con los nuevos modelos que proponen, gracias especialmente a que todas sus plantas con productos exportables y operan en ‘joint venture’ con las grandes marcas tradicionales de Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, también la moneda china y sus costos internos juegan en el precio final de los autos, que nunca llegaron a ser tan bajos como se pensó en algún momento ni tampoco hoy ofrecen tarifas que tengan un diferencial muy significativo con respecto a los productos de otros orígenes.

Esto indica que el fenómeno del carro chino en Colombia no fue una explosión. Tampoco el público tragó entero y muchas marcas desaparecieron por falta de ventas.

Hoy están las serias y competitivas que se reparten cerca de un 10 por ciento del mercado total en buenos momentos, proporción que se ha estabilizado básicamente gracias a los utilitarios y da el tamaño de ese proceso.

Importaciones de camiones chinos
Según cifras de Andemos, entre 2012 y al cierre de julio de 2017 en el sector de carga de menos de 5 toneladas han ingresado al país 29.970 unidades provenientes de China; en el de más de 10 toneladas la cifra se ubica en 1.072 vehículos. En camiones han ocupado un segmento más significativo, gracias especialmente a la marca JAC.

CIFRA
80.602 es el número de vehículos chinos, que se han matriculado entre el año 2010 y agosto 18 de 2017, según datos suministrados por el Registro Único de Tránsito -Runt-.

Noticias recomendadas

Más noticias

El BMW X2 se puso de moda en Milán

Aunque el nuevo BMW X2 todavía no sale al mercado, el futuro integrante de la familia BMW X ya se dejó ver camuflado en la selva urbana. Adelanto.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.