Double Down: tracción total y 887 caballos para un ‘hot rod’

Construido sobre la base de un Ford Roadster 1932, este particular vehículo será rematado por el especialista Barrett Jackson.

Por Redacción Motor

05:33 p.m. 09 de noviembre del 2015
Ford Roadster 1932 Double Down

Ford Roadster 1932 Double Down

La empresa más grande del mundo experta en subastas tendrá el privilegio de vender al mejor postor un valioso auto que, aunque construido recientemente, lleva 83 años de historia encima.

El Ford Roadster 1932 Double Down se fabricó de manera artesanal y la encargada de darle vida fue Fuller Hot Rod, una compañía que inspiró la creación de este carro tanto en las aeronaves de la Segunda Guerra Mundial como en los monoplazas de la IndyCar Series.

Ford Roadster 1932 Double Down

Ford Roadster 1932 Double Down

Lo anterior explica el porqué de su carrocería de estilo militar, de la que se destaca un diminuto parabrisas, pero que incluye unos colores atrayentes (amarillo y negro) que contrastan de manera perfecta entre sí.

Su estética frontal permite ver una pequeña y particular parrilla de dos huecos, que juega de forma interesante con la suspensión ‘push-rod’ y con buena parte del diferencial delantero que queda a la vista y gracias al cual hubo que disponer el radiador Griffin en la parte trasera del vehículo.

Adentro, su habitáculo minimalista equipa unos deportivos asientos tipo bacquét, unos sencillos volante y palanca de cambios y unos relojes muy elementales ubicados en el centro del tablero.

Ford Roadster 1932 Double Down

Ford Roadster 1932 Double Down

En cuanto a la mecánica del Double Down, esta se ve representada por un poderoso motor V8 preparado por Kurt Urban, de 9.4 litros de cilindrada, que proporciona la no despreciable suma de 887 caballos de potencia.

Dicha máquina va asociada a una transmisión manual G-Force de cinco velocidades, que envía el poder a las cuatro ruedas Goodyear de 365 milímetros de sección.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.