Fraude al Fosyga pone en riesgo los beneficios del SOAT

El monto del engaño a esta entidad y a las aseguradoras podría superar los 100.000 millones de pesos.

Por Redacción Motor

03:31 p.m. 21 de enero del 2016
IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

La Fiscalía General de la Nación adelanta una investigación –que celebra Fasecolda- sobre el fraude al Fosyga, que permitió identificar más de 50 Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) falsas y reclamaciones a esta entidad del orden de $12.000 millones, por concepto de accidentes de tránsito ficticios ocasionados por supuestos carros fantasmas.

A esta inspección se suman las 215.000 reclamaciones detectadas por las aseguradoras el año anterior, en las que el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, SOAT, se pretendía utilizar para atender eventos distintos a accidentes de tránsito. Como lo reveló Fasecolda en el mes de mayo, los intentos de fraude identificados alcanzaron los $86.000 millones.

Según la agremiación, el fenómeno de fraude del que es víctima el Fosyga es padecido también por las compañías aseguradoras. Parte del dinero que pagan los colombianos por su seguro SOAT está terminando en entidades y personas inescrupulosas. Este delito se presenta con mayor fuerza en la región Caribe y se está propagando en el resto del territorio nacional.

IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

Esta situación se agudiza mediante prácticas fraudulentas por uso indebido del SOAT,  tales como:

Atención médica por eventos diferentes a accidentes de tránsito. Es el caso de una persona que sufre un accidente casero y la IPS cobra los servicios de atención médica como si fuera víctima de un accidente de tránsito.

Utilización de pólizas falsas o adulteradas
para la formulación de reclamaciones. 

Cobros duplicados a las aseguradoras.
Cuando una IPS reclama los gastos médicos a dos aseguradoras distintas por la misma víctima de accidente de tránsito o, por ejemplo, cuando dos IPS reclaman a compañías distintas por la atención de un mismo paciente que se accidenta en municipios diferentes el mismo día.

Prestación de servicios médicos innecesarios y permanencia hospitalaria superior a la requerida, que ponen en riesgo la salud del paciente.

Servicios no prestados por algunas IPS que son facturados a las aseguradoras tales como procedimientos médicos, radiografías, exámenes de diagnóstico que no se realizan, entre otros.

Diferencias significativas en los costos de las atenciones entre IPS por procedimientos similares. Es el caso de una IPS que factura un material de osteosíntesis (tornillos, placas, clavos, entre otros) a un valor mayor al precio promedio del mercado.

Cobro de medicamentos e insumos a precios superiores a los del promedio del mercado. Un mismo medicamento entre dos IPS puede tener diferencias de hasta 500 veces en el valor facturado.

IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

IPS falsas pretenden cobrar al Fosyga accidentes de tránsito ficticios

Es importante anotar que el SOAT protege de manera integral e inmediata a todas las víctimas de accidentes de tránsito en Colombia, sean conductores, peatones o pasajeros. El año pasado cerca de 400 mil personas se beneficiaron del SOAT, el cual cubre atención médica, farmacéutica y hospitalaria, gastos de transporte de las víctimas, incapacidad permanente e indemnización por muerte y gastos funerarios.

Estos beneficios se ven seriamente amenazados por el fraude y se requiere de una decidida acción de las autoridades y del Gobierno nacional para frenar este flagelo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.