Funciona el primer autobús anfibio y se usa como atracción turística

Navegan y ruedan en Budapest, Hungría, en Belfast, Irlanda del Norte y ahora en Rotterdam, Holanda. Los hace una empresa llamada Amphicoach y tienen capacidad para llevar 45 pasajeros.

Redacción Motor

09:58 p.m. 06 de febrero del 2012

Fotos del autobús anfibio

Una pequeña empresa, denominada Amphicoach empezó a experimentar con un prototipo anfibio de gran tamaño entre los años 2004 y 2007 en su sede, la isla de Malta, ubicada sobre el Mediterráneo.

De estas pruebas nació el GTS-1, un autobús con capacidad para 50 pasajeros capaz de desplazarse tanto por la carretera como por los ríos o el mar.

Está fabricado en una carrocería Irisbus a la que se le acopló una superficie similar al casco de un barco, compuesta de aluminio reforzado de 6 mm de grosor, con la que las al menos 15 toneladas de peso del conjunto pueden flotar en el agua.

El motor de este 'bus del agua' como se le conoce es Iveco Tector Turbo Diesel con Common Rail con 300 caballos de potencia y cuenta con tracción en las cuatro ruedas y la posibilidad de una caja automática o manual. Una vez en el agua, un sistema de propulsión a chorro actúa a las órdenes de este mismo propulsor, impulsándolo a una velocidad máxima sobre el agua de hasta 8 nudos, unos 15 kilómetros por hora.

Mide 12 metros de largo y 2.5 metros de ancho, cuenta con sistemas de seguridad como ABS y control de estabilidad y aire acondicionado, televisión, baño y conexión a internet.

Su diseñador George Smith lo vende, desde 2007 a países vecinos que lo han usado como atracción turística a empresas que hacen recorridos, terrestres y marítimos, de más de una hora por ciudades como Rotterdam, Budapest y Belfast.

Amphicoach ya tiene doce órdenes en firme y más de 50 reservas, por este bus anfibio que cuesta unos 2 mil millones de pesos (800 mil euros).

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.