Haga valer la garantía de su carro

Siempre que se cumplan las condiciones requeridas, todos los vehículos pueden hacer uso de su garantía cuantas veces sea necesario.

Redacción Vehículos

02:15 p.m. 25 de noviembre del 2016
Haga valer su garantía

Haga valer su garantía

Según la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), “desde el año 2012 hasta la fecha, se han radicado 2.724 reclamaciones relacionadas con la calidad e idoneidad de los vehículos, de las cuales se encuentran vigentes 627 procesos”. El promedio de la duración de estos es de 317 días “desde el inicio de la actuación hasta la decisión de fondo”.

Esta instancia (la SIC) suele ser el último recurso para los compradores de vehículos y la única forma de solucionar la situación cuando la marca o el concesionario no responden ante una reclamación por garantía.

Este proceso puede volverse a alargar si alguna de las partes apela la decisión dada por la SIC. En cualquier caso, siempre hay cosas que el consumidor puede hacer para, en lo posible, respaldar su defensa y así aumentar la probabilidad de que el caso salga a su favor.

Andrés Ruíz, abogado especializado en derecho del Consumidor, recomienda no confiarse en el recibo que entregue el taller después de cada revisión, sino indagar sobre los procedimientos realizados, como cambios de piezas (verificar que sí se hayan hecho y sean nuevas) o fluidos (asegurándose que su estado y nivel comprueben el cambio). Y claro, guardando siempre todos los registros, pues estos serán las pruebas más contundentes en caso de requerirlas.

Haga valer su garantía

.

¿Cómo es el proceso para hacer efectiva la garantía? Lo primero que hay que saber es que todo vehículo está sujeto a fallas por defectos en su fabricación o funcionamiento, y sus respectivos propietarios están respaldados por la Ley 1480 de 2011 (Estatuto del Consumidor) en la que se establecen, entre otras, las disposiciones para acceder al beneficio de la garantía que debe ofrecer todo productor, importador o proveedor de un producto.

Al comprar un vehículo, el concesionario debe entregar al propietario el libro de garantía donde se encuentren especificadas todas las cláusulas incluidas, no solo en términos de lo que se cubre sino también de lo que está excluido. Esto porque aquello que no se especifique, se entiende que hace parte de la cobertura.

A grandes rasgos esto da a entender que el consumidor de dicho producto, en este caso el propietario, está amparado por una serie de cláusulas que garantizan que su carro cumpla con todos los requisitos de funcionamiento.

Haga valer su garantía

.

De igual forma se garantiza que cuando esto no se cumpla se le debe responder sin costo alguno hasta que la falla o daños sean reparados. Para que esto se cumpla, lo que debe hacer la persona es asegurarse que efectivamente el fallo que ha detectado es algo que está incluido en la garantía y de esa forma reportarlo inmediatamente para su corrección, evitando daños adicionales que puedan resultar.

En el mejor de los casos esto se cumple a cabalidad y el vehículo vuelve a estar en perfectas condiciones de funcionamiento. Sin embargo, esto no siempre sucede (por diferentes razones) y comienzan procesos más extensos y costosos con abogados y con la SIC.

Ahora, hay que tener en cuenta que la garantía ofrecida no aplica en cualquier circunstancia, pues cada fabricante o representante tiene ciertas condiciones (Ver ‘Sobre la garantía’). La más común es que todos los mantenimientos hayan sido realizados dentro de los tiempos establecidos y en la red de servicio autorizada. Así como este registro les asegura que el vehículo ha tenido el mantenimiento requerido, también es un respaldo que tendrá la persona al hacer valer su garantía.

Haga valer su garantía

.

Y sin duda será algo útil, pues como mencionamos, no siempre la respuesta para honrar la garantía es favorable. El abogado Ruíz asegura que suelen argumentar que la falla reportada no se presenta cuando se tiene el carro en el taller, se asocia a partes de desgaste que no están incluidas o simplemente porque hay desconocimiento del verdadero alcance de la garantía.

Para él, una pronta solución entre los implicados directos “le permite tanto a representantes como talleres minimizar los efectos negativos que les puedan traer estos procesos, como intervenciones más costosas, vehículos de reemplazo, cambios de vehículo, la devolución del dinero pagado por el vehículo, además de la posibilidad de ser investigados por los incumplimientos de la garantía y verse sometidos a multas y sanciones muy onerosas”.

Agotada la posibilidad de conciliar directamente con el taller, incluso cuando ya se tiene la asistencia de un abogado, la SIC acepta que se acuda a ella para radicar la demanda por posible incumplimiento de la garantía, aclarando que “en aquellos casos en que el valor del bien o servicio supere los 40 SMLMV deberá presentarse la demanda a través de apoderado judicial conforme lo dispone el Código General del Proceso”.

Sobre la garantía

Según la Ley 1480 de 2011, la garantía se define como “la obligación a cargo de todo productor y/o proveedor de responder por la calidad, idoneidad, seguridad y el buen estado y funcionamiento de los productos” (art. 7). También se aclara que “El término de la garantía legal empezará a correr a partir de la entrega del producto al consumidor” (art. 8) y que su término “se suspenderá mientras el consumidor esté privado del uso del producto con ocasión de la efectividad de la garantía. Si se produce el cambio total del producto por otro, el término de garantía empezará a correr nuevamente en su totalidad desde el momento de reposición” (art. 9).

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.