¿Por qué hay que respetar el tamaño de los rines?

Pregunta frecuente que llega a esta redacción sobre las consecuencias que tiene modificar la medida original por estética o para mejorar la altura.

Por Redacción Motor

12:09 p.m. 01 de noviembre del 2018
Jaguar E-Type de 1974

Rines clásicos

Los rines de los carros tienen tres dimensiones básicas que fueron previstas por quienes diseñaron los vehículos y las suspensiones, por lo tanto hacer cambios en estos campos tiene implicaciones en el funcionamiento, la seguridad y la duración de las partes que dependen de estos, como los elementos de las suspensiones.

Digamos que la primera tentación, y con criterios más estéticos que técnicos, es aumentar el diámetro del rin, o sea, pasar de 15 a 16, y así sucesivamente. Esto es viable y en muchos casos provechoso porque se accede a llantas de mejor desempeño, siempre y cuando la altura final de esta no sea mayor que la original.

05 McLaren 675LT

rines de 20 radios.

De hecho lo ofrecen de fábrica, con los respectivos ajustes de medidas del caucho. En ese caso, se buscan llantas de menor sección u hombro más bajo, lo cual genera un mejor comportamiento del conjunto porque se deforma menos con la carga en las curvas, pero son ruedas mucho más caras, generalmente de menor kilometraje de vida y más vulnerables. Sus ventajas poco se aprecian en uso de calle y sí sus debilidades.

06 Mercedes-AMG GT R825

rines de aleación.

El ancho del rin sí tiene consecuencias complejas. Aumentarlo, por ejemplo, de 5 a 7 pulgadas no se puede hacer impunemente porque el montaje y el sellado de llanta se pueden afectar, así como su pisada, pues se deforma si no está prevista para ese aro.

Lea también: más consecuencias de aumentar el ancho del rin

La otra consideración es el ‘off set’, es decir, el desplazamiento del aro de mayor ancho con respecto al centro, que quede hacia adentro o hacia afuera. Hacia adentro no es usual que se haga porque la llanta va a pegar contra la suspensión, si cabe, o al cruzar. Y, estéticamente, nadie quiere ‘meter’ las ruedas del carro entre la carrocería. Ese es ‘off set’ negativo.

05 McLaren

rines de aleación de 15 radios 

En cambio, es muy provocativo que sobresalgan para que el carro se vea más ancho. Es el ‘off set’ positivo. En países con controles técnicos correctos, esto es prohibido porque se afectan varias cosas mecánicas y la seguridad.

La trocha es más ancha y en teoría el carro puede ser más estable, pero la palanca sobre los resortes hace que varíe su relación de trabajo y la dureza se reduce porque crece el brazo que los mueve. Esto aumenta el trabajo de los amortiguadores, recarga el de los rodamientos y el de los brazos de suspensión.

Skoda Kodiaq RS

Rines bicolor.

La dirección se pone mucho más dura como testigo de esos esfuerzos adicionales a elementos. También el apoyo de la llanta o la forma como esta muerde el piso se varía negativamente (‘scrub radius’) porque la geometría con la cual se diseñó el conjunto se cambia y, por ende, la obediencia y la seguridad del vehículo.

A veces, es imposible recuperar correctamente la alineación del cámber y el cáster sin modificar piezas. De ahí que esta práctica no es técnicamente recomendable ni tampoco el uso de espaciadores. Dicen las reglas que un cambio de hasta 5 milímetros es tolerable, pero no más.

Rin

Rin

Muchas personas dicen haber modificado este ‘off set’ sin problemas, pero es que estos daños mecánicos sobrevienen a largo plazo.

Lea también: Lo que debe hacer si de todas formas quiere cambiar las llantas y los rines.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.