La historia de los carros de los Papas en el Vaticano

Desde el Mercedes Nürburg 460 de Pío XI, los blindados panorámicos, hasta los Renault eléctricos de Benedicto XVI, quien anunció su renuncia, muchos han sido los 'Papamóviles' de la historia.

Redacción Motor

07:23 p.m. 11 de febrero del 2013

Pocos estados, como el del Vaticano, tienen fresca y clara la memoria acerca de los carros que han traído y llevado a su máximo jerarca. Tan emblemáticos son que, en las últimas tres décadas popularmente se les conoce como 'Papamóviles', pero su historia se remonta a los años 30.

El primer carro Papal fue para Pio XI que en 1929, recibió una berlina 525 de parte de los trabajadores de Fiat y un año después Mercedes le entregó un Nürburg 460. Este últimó tenía apariencia de limusina, la carrocería y el interior modificados por Pullman, contaba con una tapicería de seda púrpura y un lujoso trono giratorio y tenía la figura en madera a escala de San Crístofer. Para la época era un bólido que alcazaba los 100 kph y se restauró en los años 80.

El surtido de vehículos se interrumpió en los años anteriores y posteriores a la Segunda Guerra Mundial y fue hasta comienzos de los años 60 cuando la misma marca alemana proporcionó un Mercedes 300d para el Papa Juan XXIII.

Este carro se modificó para ofrecer un mayor espacio interior, contaba con aire acondicionado, se le dispuso un techo removible en la parte posterior y en las puertas se grabó el escudo de armas del papado.

Luego, el Papa Pablo VI recibió en 1965 una edición especial del Mercedes 600, carro que se sustituyó en 1967 por varios Mercedes 300 SEL, todos ellos tipo Landaulet, que es una carrocería especial destinada a los carros de los jefes de Estado. 

Ford Motor Company también destinó al máximo jerarca de la Iglesia varios de sus limusinas presidenciales, como por ejemplo la Lehmann-Peterson de 1964 que fue utilizada por ePablo VI en su visita a Nueva York 1965 y reutilizado en 1970 cuando estuvo en Bogotá

Cuando Juan Pablo II llegó a su pontificado, a comienzos de los años 70, recibió por parte de Fiat un muy terrenal Campagnola porque este Papa quería cambiar la imagen del jerarca de la Iglesia, acercarse más a la gente.

Con Juan Pablo II también comenzó la era de los viajes, de nuevo Mercedes Benz le entregó en 1980 un 230 G, que era vehículo 'desarmable' con cúpula para que pudiera ser trasladado en avión al cualquier destino y cuyo primer debut fue en Alemania.

Pero sería abordo del Fiat Campagnola cuando este sumo pontífice sufrió el atentado el 13 de mayo de 1981 y a partir de ese momento se extremaron las medidas de seguridad y se blindaron los carros que deberían conducir a los Papas. A partir de este momento es cuando reciben el nombre de Papamóviles.

En los años 90, Mercedes Benz volvió a entregar varios Clase S modificados a la Santa Sede y desarrollo un línea especial basada sobre la Clase G de los 80, con una cúpula fija y blindada. Algo similar se hizo con un Range Rover y otro Mercedes Benz, pero esta vez Clase M, exactamente un ML430, que fue blindado y que sería el último 'papamóvil' de Juan Pablo II porque lo recibió en 2002. 

Finalmente, el Papa Benedicto XVI, que anunció su retiro para febrero 28 de 2013, recibió un Mercedes Clase G y un Clase M, pero el Vaticano definitivamente entró en la nueva era de desarrollos alternativos de la industria con el obsequio que le hizo la marca francesa Renault, al entregarle un Kangoo Maxi modificado con motor eléctrico. 

 
DATOS
Las placas de los 'papamóviles' oficiales siempre han sido SCV1, Estado de la Ciudad del Vaticano, por sus siglas en italiano: "Stato della Città del Vaticano" .

También camiones tuvo el Papa Juan Pablo II como vehículos personales, tales como el Ford Serie D 1979 o el GMC Sierra de 1984 hecho en Canadá.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.