Retro: Honda CRX, el Civic para dos

En 1983 Honda presentó un pequeño compacto que prometía una experiencia más deportiva para sus dos pasajeros (aunque hubo versiones de cuatro plazas).

Redacción Vehículos

02:27 p.m. 28 de abril del 2016
Honda CRX

Honda CRX

Se trataba del CR-X –también conocido como CRX– que tuvo un cambio generacional en 1988 antes de ser descontinuado en 1991.

Sin embargo, Honda mantuvo vivo el nombre y al año siguiente presentó lo que sería su sucesor, un pequeño llamado CRX, CR-X del sol o Civic del sol, según el mercado donde fuera comercializado.

Honda CRX

Honda CRX

A diferencia de la versión anterior, el CRX (como se conoció en Colombia), era un roadster de dos puertas, dos puestos y un techo removible tipo targa. La operación para ‘convertirlo’ era manual: primero se liberaban unos seguros y luego el panel se quitaba para guardarlo en el baúl. También hubo un sistema para realizar parte de la operación eléctricamente.

Sus dimensiones lo hacían además un vehículo pequeño, marcando apenas los cuatro metros de largo, 1.69 de ancho y solo 1.25 de alto. Bajo el capó Honda acomodó varias motorizaciones, pero a nuestro país, a donde llegó en 1993 y 1994 a través de Fanalca, montaba un cuatro cilindros de 1.6 litros, 16 válvulas, 125 caballos de potencia y una transmisión manual de cinco velocidades. La tracción era delantera.

De acuerdo a la revista Motor del 19 de enero de 1994, el CRX tenía un precio de 28.5 millones, superior tanto a las versiones sedán y hatchback del Civic. Para comparar, en esa misma revista un Swift 1.3 GTi costaba casi 15 millones y un BMW 318i arrancaba en los 33 millones.

Honda CRX

Honda CRX

Tal vez por esto mismo sus ventas fueron limitadas y hoy en día no es tan común de encontrar como los demás Civic. Además, a través de su vida sus diferentes dueños los han ido ‘personalizando’, por lo que encontrar uno en su estado original es aún más difícil. Por fortuna, su reputada confiabilidad les ha permitido sobrevivir.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.