Una motocicleta hecha con roca volcánica

Se trata de la Honda CX500 de1982, a la que se le practicó una particular modificación para correr en el concurso de la moto de piedra más rápida.

Por Redacción Motor

05:18 p.m. 05 de enero del 2017
Honda CX500

Honda CX500

Un alemán llamado Chris Zernia fue quien se atrevió a esculpir la curiosa pieza de dos ruedas, con el fin de inscribirla en el festival Build da Fukker de la revista Custombike, en el que se premia a la máquina pétrea más veloz.

Aunque el peso total de las piezas talladas no superó los sesenta kilos, la roca inicial, sobre la que se empezó a forjar cada una de las partes, rondaba los 450 kilogramos.

Honda CX500

.

En el curioso material fueron hechos el tanque de combustible, el semicarenaje que bordea la luz delantera, el asiento, el colín, las tapas laterales y los manilares. Cada uno de estos elementos fue trabajado meticulosamente, consiguiendo con cada una encajes perfectos.

Estructuralmente, fue necesario reforzar el chasis con tubos de acero y se remplazó la horquilla delantera original por una de Honda VT600, mucho más resistente. Así mismo, la suspensión trasera heredó un par de amortiguadores de una Harley-Davidson Dyna Glide.

Honda CX500

.

Ya terminada, la ‘roca-moto’ marcó en la báscula 355 kilos, que, sumándoles el peso del piloto, se pueden acercar fácilmente a los 500. Esto resulta en una conducción para nada fácil, pues el conjunto de piedra le cobra factura especialmente al centro de gravedad.

A esto se le suma otra dificultad: carece de freno delantero, por lo que quien la conduzca, tendrá que ser definitivamente un motociclista muy diestro, hábil y particularmente fuerte.

Noticias recomendadas

Más noticias

Imágenes de la Moto Ethec

Se tarta de un prototipo hecho por estudiantes de ingeniería suizos. Una de las novedades es su motor adicional que regenera la energía del frenado.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.