Honda, Mazda y Nissan suspendieron la producción en China por tensión entre ambas potencias

Las tres marcas japonesas decidieron suspender la producción de sus plantas en China luego de las protestas que contra Japón se hicieron el fin de semana como consecuencia de una disputa territorial.

Redacción Motor

10:32 p.m. 17 de septiembre del 2012

 Tres de las marcas más importantes de Japón, Honda, Nissan y Mazda suspendieron la producción en las plantas que tienen en China como consecuencia de las violentas manifestaciones que se llevaron a cabo en este país durante el fin de semana por la disputa territorial que involucra a los gobiernos de Tokio y Beijing.

Esta suspensión temporal obedece a posibles represalias de los manifestantes contra las fábricas, los concesionarios y los autos que en territorio chino poseen las marcas automotrices, después de que algunas empresas niponas y vitrinas sufrieron ataques en varias ciudades.

Nissan anunció que congelará la producción hasta el próximo miércoles en las fábricas que tiene en las ciudades de Guangzhou y Zhengzhou. Lo mismo hizo Honda que detendrá sus actividades hasta el jueves, en cuatro plantas ubicadas también en Guangzhou y en la ciudad de Wuhan, y Mazda parará durante cuatro días las líneas de ensamblaje de Nanjing.

Solo Toyota anunció que seguirá operando con normalidad en sus oficinas y plantas a pesar de que algunos de sus concesionarios también se vieron afectados por los disturbios y uno de ellos fue incendiado.

Sin embargo, las marcas mostraron su preocupación porque esta situación podría hacer caer sus ventas en el mercado más grande del mundo y detener la producción de vehículos que en algunos casos están cerca del millón de unidades anuales.

Muchos de los portavoces de las firmas aseguraron que si no se alivian las tensiones entre los dos países, las pérdidas podrían superar a las ocasionadas por el terremoto y el Tsunami que afectaron a Japón en marzo de 2011.

DATO

Miles de personas protestaron en varias ciudades chinas durante el fin de semana pasado en el peor estallido de tensiones entre dos economías más grandes de Asia desde 2005 y que esta vez se desató como consecuencia de la exigencia del gobierno chino hacia Japón por la restitución de las islas Diaoyu/Senkaku.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.