Instituto estadounidense detectó vehículos diésel tanqueados con gasolina

Volkswagen, que es uno de los fabricantes afectados, dijo que instalará dispositivos en las tapas de los tanques de los vehículos diesel para evitar todo tipo de confusiones durante la tanqueada.

Redacción Motor

05:10 a.m. 22 de mayo del 2013

Una investigación adelantada por la NHTSA, la agencia de seguridad dependiente del gobierno de los Estados Unidos, puso al descubierto la causa más frecuente ante una serie de fallas mecánicas que vienen presentando algunos vehículos de última generación propulsados a través de un motor diésel.

El número no determinado de quejas que recibió el instituto durante cierto periodo de tiempo, concluyó que el 90 por ciento de los vehículos que se quedaban varados o presentaban ciertas fallas mecánicas en su recorrido tenían elevadas concentraciones de gasolina en un tanque cuya finalidad es recibir exclusivamente combustible diésel. 

Investigando todas las variables a fondo, el instituto también logró establecer que la falta de una cultura masiva del uso de este tipo de combustibles en los vehículos que circulan en ese país es la principal causa para que en las estaciones los controladores llenen equivocadamente de gasolina los tanques de los vehículos que fueron diseñados para rodar mediante con ACPM.

Finalmente, parece que ese combustible que los estadounidenses consideraban exclusivo de los camiones y camionetas pick ups está calando en los demás segmentos del mercado. Durante todo el 2012 casi 800 mil vehículos fueron comercializados con motor diésel, apareciendo en escena el fabricante Volkswagen, que es uno de los más grandes responsables del crecimiento de estas cifras seguido por las también alemanas Mercedes Benz y BMW. El año pasado tan solo el 0,8 por ciento de los vehículos compactos que se vendieron en EE. UU. fueron Diesel. Es poco, pero en 2008 eran el 0,1 por ciento.

A partir de ahí, Volkswagen decidió instalar en todos los modelos un dispositivo en la tapa del depósito para impedir errores o confusiones al momento de tanquear los vehículos. De igual manera, llamará a revisión unos 250 mil vehículos para adaptárselo. De esta cifra, 209.500 ruedan actualmente por las vías de Estados Unidos y las otras 51.600 unidades, en Canadá.

Las boquillas del surtidor del diésel son más gruesas que las de gasolina, así que tanquear con ese combustible en un vehículo diseñado para funcionar con gasolina es un poco complicado. En sentido contrario, la confusión no se detecta con la misma facilidad.

Si un motor con tecnología TDI, para el caso de la marca alemana, arranca con una porción muy pequeña de gasolina no pasa nada, pero si la concentración es más elevada, se pueden producir averías muy caras que los fabricantes no cubren dentro de la garantía que ofrecen.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.