Colección: Wrangler, un ícono de la industria

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale este 1 de diciembre en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

redacción Vehículos

01:40 p.m. 30 de noviembre del 2016
Jeep Wrangler

Jeep Wrangler

Durante más de tres décadas el Jeep CJ fue difundido en los cinco continentes como vehículo para usos profesionales y lúdicos, pero en 1986 con la aparición del modelo YJ, asociado al nombre del Wrangler se dio origen a un nuevo ícono la industria.

A inicios de la década de 1980, en los Estados Unidos hubo una gran preocupación por regular y aumentar las medidas de seguridad pasiva en los automóviles.

American Motors Corporation (AMC) había recibido bastantes presiones en este sentido y el fabricante dio inicio a la actualización de su modelo CJ, al cual básicamente redujeron su altura, realizaron mejoras en la suspensión y adoptaron ejes más anchos para darle mayor estabilidad.

Este modelo venía equipado con un motor de seis cilindros en línea, de 4,2 cm3 que entregaba una potencia de 114 caballos, acoplado a una caja automática de tres marchas y una de transferencia de dos cambios.

Jeep Wrangler

.

A partir de 1987 bajo el control de Chrysler, el Wrangler evolucionó rápidamente. Al principio, la gama estaba formada por solo dos versiones: la básica y la superior, denominada Laredo.

En 1988 empezó a venderse el Sahara, al año siguiente apareció el Islander y, dos años más tarde, nació una nueva versión del Renegade para uso urbano. En 1993 el Islander fue sustituido por el Wrangler Sport y en el 97 se adaptó la línea de montaje para el flamante Wrangler TJ.

En la actual versión los rasgos de diseño del Wrangler evocan el espíritu del Jeep original en detalles como la tradicional rejilla frontal de siete barras, el parabrisas abatible sobre el capó, las puertas desmontables, entre otros aspectos.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.