Jueves de mecánica: ¿por qué se acabaron los accesorios?

Además de elementos que aporten estética como los rines, llantas y las luces, cada vez los carros nuevos aceptan menos accesorios externos. Historia.

Por Redacción Motor

11:00 a.m. 19 de abril del 2018
Inventos en los carros que son tendencia

Espejos con alerta

Hace muchos años, cuando se compraba un carro era imperativo ir a los San Andresitos y a los pocos almacenes de accesorios que había y hacer una escala obligatoria para dotar la nave de elementos esenciales de seguridad y confort, como, por ejemplo, al menos un espejo exterior, radio, tapetes y más filigranas.

Por supuesto, la avaricia de estos vendedores se diluyó cuando los carros importados que llegaron de Corea y Japón convirtieron esas partes en equipos de serie y, de paso, se fueron arriba en el mercado, pues tener eso de norma era una novedad y distinción, además de un ahorro.

05 may

.

Hoy, los accesorios de ese género casi no existen porque los carros vienen con lo básico, que ya se considera esencial, como el aire acondicionado, la dirección asistida, los seguros remotos y eléctricos, al igual que los vidrios sin manivela.

Hay otras cosas que los catálogos y los vendedores tratan de incorporar perversamente como grandes ‘plus’, cuando son elementos obligatorios que todo carro debe tener, como ABS, dos airbags, apoyacabezas en todos los puestos, barras de seguridad dentro de las puertas y los respectivos cinturones para cada ocupante. Mucha gente come cuento con esos listados y cree que le están dando como bono lo que es de serie.

Apoyacabezas, un elemento de seguridad subvalorado

Apoyacabezas, un elemento de seguridad subvalorado

Pero, siguiendo la pista de los accesorios, hay que decir que salvo los elementos cosméticos, no siempre técnicos, como el cambio de rines y llantas o de las luces, tampoco legales en la mayoría de los casos, el propietario de un vehículo no tiene muchas posibilidades de personalizar su carro, y cada vez serán menos. Hay que comprarlo de fábrica y muy igual al del vecino.

07 Audi A6 Avant

Tiene una pantalla de infoentretenimiento MMI de 10.1 pulgadas, botones sensibles al tacto habilitados en la consola central y relojes medidores virtuales.

Por una parte, los sistemas electrónicos no aceptan que les cuelguen en las instalaciones elementos que no tienen previstos en su software.

La mecánica no se puede trucar porque el motor y la caja dejan de caminar. Por otro lado, la hechura física de los carros tampoco acepta ponerles cosas, como sucede con los radios, que son parte integral de los tableros y no módulos universales que antes se cambiaban sin problemas.

08 car

rines en fibra de carbono y aluminio forjado.

Y, finalmente, los fabricantes de carros, por esa vía, venden todos los equipos adicionales colocados de una vez con el cuento de las diferentes opciones, que pueden subir el precio del carro en decenas de millones, y se quedan con la platica que antes hacían los terceros.

Total, el destinatario de los accesorios hoy ya no es el carro sino el dueño, a quien “visten de marca” con chaquetas, camisetas, gorras, llaveros, estilógrafos, forros de Ipad y celular, relojes, modelos a escala, carritos para niños, linternas, bicicletas y hasta perfumes para que huela a Ferrari o a Porsche.

Inventos en los carros que son tendencia

Luces led

Por curiosidad, entren a una boutique de cualquier marca y verán que si hay algo para ponerle a su carro será una excepción y, en cambio, para hacerse ver como el auto de su preferencia hay todo un escaparate lleno de ‘gadgets’ que llenarán de vanidad su electrónica individual.

Noticias recomendadas

Más noticias

Repaso al sistema de suspensión del carro

Las partes de suspensión y de transmisión del torque a las ruedas tienen un alto desgaste en terrenos colombianos por lo que su mantenimiento es ley. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.