Jueves de mecánica: ¿por qué se acabaron los empaques?

Desaparecieron en gran número los clásicos empaques de corcho y papel con los cuales se armaban los motores y las cajas de velocidades.

Por Redacción Motor

11:59 a.m. 12 de julio del 2018
01 mo

MERCEDES-BENZ INVIERTE EN DESARROLLO DE MOTORES DIÉSEL

Antes, en la reparada y la armada del motor había todo un proceso para sellarlo, que estaba al cuidado del ‘ajustador’ en el taller. Este hombre especializado también tuvo que replantearse porque las piezas de los motores deben llegar con las tolerancias necesarias y exactas de la rectificadora, si esta es buena. El mecánico tan solo arma y verifica que giren o caminen libremente.

Si hay algún error, debe devolverlas a la rectificadora. No hay caso de ajustar con herramientas manuales y toscas alguna medida que requiere alta precisión como hace muchos –muchos– años se hacía.

Otro oficio en el cual se destacaba el operario era en la preparación de los empaques. Se usaba un pegante llamado popularmente ‘bigasco’, que se aplicaba con pincel grueso para que el corcho no se moviera en el montaje. Luego, el pegante se seca y cristaliza dando espacio a fugas y el corcho se deteriora y es muy delicado de instalar, porque si se aprieta irregularmente se deforma y no asienta y lo atacan los líquidos que controla. Las fugas de aceite en esos motores viejos son inevitables en su uso y fatales en la vejez.

Motor con sistema de inyección

Motor con sistema de inyección

Hoy, las superficies de las tapas del motor son planas y estas generalmente vienen en aluminio rectificado. Son típicos los empaques de la repartición, el cárter, el múltiple de admisión y la tapa de válvulas, cuando no vienen ya hechos en nitrilos preformados. Se aplica una delgada capa de silicona especial para el trabajo a alta temperatura, se deja secar un rato y se fijan las partes. Eso es todo. Quedan muy pocos sitios y algunos motores donde todavía se colocan empaques de corcho o papel, y en la mayoría de estas máquinas se puede saltar al sellado con la silicona más moderna y efectiva, salvo en el empaque de la culata.

Motor diésel de Honda

Motor diésel de Honda

Ya nadie mete mano en esos trabajos caseramente porque los motores y sus partes son casi inaccesibles y los empaques suelen durar mucho tiempo en correctas funciones, pero sí es importante saber cuáles son las técnicas actuales.

El empaque de la culata, que antes también era un ensamble de material de fibra con asbesto, existe aún de esa manera como recambio y debe usarse si es lo original del motor.

09 wor

..

Pero ahora se hace con una serie de láminas de acero inoxidable remachadas entre sí y tiene unos cordones de material epóxico que hacen el sello entre el agua, el aceite y la cámara de combustión.

Los empaques viejos de culata necesitan un retorqueo obligatorio al poco uso del motor con la consabida recalibrada de las válvulas si es ‘varillero’, mientras que el metálico queda de una vez listo. Ninguno de estos empaques se monta con líquidos o pegantes, pues estos anulan su acción.

Noticias recomendadas

Más noticias

Motores: estos fueron los mejores 2018

Ferrari se llevó 5 premios en los International Engine Awards. También ganaron el 1.0 TSI de Volkswagen, el 1.2 PureTech de PSA, Audi, BMW y Porsche.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.