Jueves de mecánica: sepa si es hora de reparar el motor

Hay síntomas que indican que el 'corazón' del carro está pasando un mal momento, pero la prueba clave para saber que hay un infarto pocos la conocen.

Por Redacción Motor

11:13 a.m. 09 de junio del 2016
Prueba de fugas de compresión

Prueba de fugas de compresión

Hay formas más o menos fáciles de determinar si el motor de un carro está empezando a fallar. Para quien lo maneja una repentina pérdida de potencia puede alertarlo sobre algún problema que se viene para el 'corazón' de su vehículo, lo mismo como una botadera de humo azul por el exhosto o el alto consumo de aceite.

Pero si el dueño tiene un ojo avezado o tiene un mecánico de confianza que detecta residuos de aceite en el bloque del motor o en una revisión de las bujías puede estar más cerca de saber qué es lo que está 'enfermando' a su carro.

Sin embargo, estos diagnósticos no siempre son los correctos y el problema puede estar por otra parte ya que el motor es una pieza de ingeniería de mucha precisión que puede tener daños ocultos que sólo con algunas buenas revisiones y con la ayuda de aparatos no tan especializados pueden ser descubiertas.

Ya en una prueba más avanzada existe la práctica de colocar un medidor de la presión del aire con gasolina en los cilindros de un motor que mucha gente considera como el diagnóstico exacto sobre el estado de desgaste de las piezas del motor.

Pues bien, esa medida es muy poco indicativa porque se realiza con el motor girando a las bajas revoluciones que da el arranque y aunque se haga con la 'mariposa' del aire abierta y agregando la gasolina que succionan los cilindros o envían los inyectores, no da la figura del estado interno de la máquina.

Prueba de fugas de compresión

Prueba de fugas de compresión

Esa lectura se altera fácilmente, por ejemplo, si se echan unas gotas de aceite por el orificio de la bujía, práctica de talleres sin ética para dar diagnósticos. O bien, porque el motor está pasando aceite y este forma costra en las cámaras y cabezas de los pistones. El espacio se reduce y por consiguiente sube la lectura. También, la altura sobre el nivel del mar modifica sustancialmente ese valor por el cambio de presión atmosférica. Un mismo motor en Cartagena marca muchas más libras que en Bogotá.

La única forma real, exacta y clínica de saber cómo están las tripas es con una prueba de fugas de compresión realizada con una herramienta que todo taller profesional tiene y maneja. Cada cilindro se infla con un compresor externo y en los indicadores de la herramienta se sabe cuánto aire se fuga por anillos o asientos de válvulas de manera porcentual con respecto al que está cargando el cilindro. Más de un 20 por ciento de fugas es mal síntoma pues indica que su motor está a punto de sufrir un infarto.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.