Jueves de Mecánica: la útil vida de los sensores

Son elementos que ponen en funcionamiento conjuntos vitales de la conducción y la seguridad del auto entre otras muchas tareas. Pero no son infalibles

Por Redacción Motor

12:31 p.m. 21 de abril del 2016
Sensores del carro

sensores del carro

Los motores de los carros de hoy funcionan gracias a la información que llega a la unidad de cómputo central. De ahí también se pueden derivar señales a las cajas, frenos, controles de tracción, y viceversa.

Los sensores que trabajan para el motor son en esencia resistencias cuya posición reacciona de acuerdo con su contacto con fuentes de calor o de presión, básicamente.

Al calentarse o sufrir el empuje de un líquido o gas se cambia el sitio donde la resistencia mide el paso de una corriente enviada por la batería y le dice al computador un dato en voltios, en muy baja cuantía e intensidad, pero suficiente para que la unidad sepa lo que le están diciendo. Otras señales provienen de la interrupción de la misma al paso por un campo magnético, por ejemplo, lector de rpm, o de giro de las ruedas para el ABS.

Sensores del carro

Sensores del carro

Esa información suele ser la presión del aceite del motor, su temperatura en el momento del encendido o de funcionamiento, la posición del acelerador (TPS), las revoluciones a las cuales gira el motor (le dicen captador), la presión atmosférica (la altura a la cual opera la máquina), densidad y temperatura de aire de admisión, de detonación, temperatura de los gases de escape, que equivale a la cantidad de oxígeno que llevan, y otros más, dependiendo de la sofisticación del sistema, presencia de turbos, cajas automáticas, programas de manejo, etc.

Según esto, el computador procesa los datos y les ordena el tiempo y flujo a los inyectores y el momento de salto de la chispa cambiándolos constantemente.

Sensores del carro

Sensores del carro

Pero estos elementos no son infalibles, pues son susceptibles de daños internos y el que más suele molestar es el de temperatura, cuya falla luego causa dificultades en el encendido en frío del motor o lo hace trabajar con una nociva mezcla de gasolina y aire incorrecta.

Su principal enemigo es el chorro de agua fría cuando lavan los motores, pues lo hace cambiar bruscamente de posición y se pega en un extremo o se bloquea.

Sensores del carro

Sensores del carro

Con el tiempo el de oxígeno puede molestar por los residuos de combustión que se adhieren en su cabeza y da malos datos. Solución. Calentándolo con el soplete de acetileno, sin derretirlo, se puede recuperar.

Los demás son muy susceptibles de fallar por la humedad o desconexiones en los conectores. Hay que saber estimar esas posibilidades de fallas.

Hoy esos aparaticos son los que reemplazaron el famoso “oído del mecánico”, que era el escáner en los talleres de hace tres décadas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.