Junkers JU 87, el bombardero alemán

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale el 8 de septiembre en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

02:21 p.m. 07 de septiembre del 2016
Junkers JU 87

Junkers JU 87

A fines de los años 20, cuando la industria de defensa alemana empezó a recuperar la actividad tras el frenazo que impuso el Tratado de Versalles, la nueva Luftwaffe recuperó una aeronave capaz de bombardear en picada, cuya táctica ya había empleado con cierto éxito durante la Primera Guerra Mundial.

El prototipo construido por Junkers, denominado Ju 87, empleó un motor Jumo 210 (desarrollado por Junkers) con idéntica potencia que el Rolls-Royce, equipado con un sistema de izado automático de los flaps de freno en las alas, que le permitían recuperar la estabilidad tras un ataque en picada.

Esa versión participó en la Guerra Civil Española (1936-39), cuando el régimen nazi ayudó al general fascista Francisco Franco con el envío de una flota de 600 aviones con su personal militar.

Ya iniciada la Segunda Guerra Mundial se puso en producción la versión B del Ju 87, con la gran novedad del nuevo motor Jumo 211, que duplicaba en potencia y estaba armado con dos ametralladoras MG 17 de 7,92 mm en las alas, una MG 15 en la parte trasera de la cabina, cuatro bombas de 50 kilos en las alas y una bomba de 500 kilos montada en una horquilla bajo el fuselaje.

Junkers JU 87

Junkers JU 87

La maniobra de ataque en picada consistía en aproximarse al blanco, reducir la velocidad, invertir el avión y lanzarse en vertical emitiendo un sonido estremecedor hacia el objetivo con los frenos (flaps) activados, para lanzar con precisión las bombas.

Su rol en la invasión de Polonia, Bélgica y Francia fue decisivo, permitiendo que las tropas en tierra avanzaran casi sin resistencia. Pero en la Batalla de Inglaterra, en 1940, haría evidentes sus defectos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.