La Kawasaki Ninja H2R es una 'furia' sobre dos ruedas con 300 caballos de potencia

La Kawasaki Ninja H2R es un brillante ejemplo de belleza, sofisticación y un modelo único en su tipo. Tiene un motor de 1.000 c.c y turbo y su chasis es en fibra de carbono. Monumental.

Redacción Motor

10:04 p.m. 30 de septiembre del 2014

Algunas imágenes de la impresionante Kawasaki Ninja H2R

En el ambiente de las motos, el nombre ‘Ninja’ ha sido sinónimo de rendimiento de primer nivel, pero esta ‘guerrera’ con traje en fibra de carbono, busca llevar esa reputación a otro nivel.

Su marco verde de acero tubular aloja un motor súpercargado de 998 cm3 y cuatro cilindros en línea. Esta belleza de máquina genera la suma de 300 caballos de potencia, que muy seguramente llevarán a la H2R por encima de los 320 kilómetros por hora –y pondrán a prueba el arrojo de cualquier piloto que se atreva a mantener el acelerador a fondo, además de su habilidad para mantener a las impresionantes ruedas de 17 pulgadas pegados al piso–.

La nueva Ninja no es una máquina para uso legal para calle, sino más bien un proyecto de exhibición que demuestra muy bien el ‘knowhow’ de Kawasaki. Usa un solo brazo basculante –el primero en Kawasaki– que mantiene la rueda trasera en su sitio, mientras que el ‘tejido’ de acero ocupa menos espacio que una doble barra de aluminio. El trabajo en fibra de carbono fue diseñado con la ayuda de la división aeroespacial de la compañía, mientras que la división de motos acuáticas aportó sus conocimientos en ingeniería para compresor centrífugo. Y todo ese trabajo en equipo es el que logra materializar los sueños.

Se espera que este sueño aterrice en una versión de calle, y lo más probable es que sea confirmado en la feria EICMA de este año. Lógicamente la versión al público no tendrá todo ese poder, pero con seguridad el resultado va a ser impresionante.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.