El modelo de entrada de Kia llega en la versión X-Line

El nuevo Picanto arribará el próximo mes con molduras deportivas, interior de lujo y una mayor distancia al suelo respecto al vehículo de marras.

Revista Motor

02:49 p.m. 30 de noviembre del 2017
Kia Picanto X-Line

Al cierre de esta edición no se había definido su precio, pero sin duda competirá con serios argumentos estéticos en su segmento.

La búsqueda de un lenguaje de diseño propio es una de las grandes tareas que viene emprendiendo Kia desde hace un par de años, una decisión que trajo consigo carrocerías más agresivas, un frente que ya es sello de la marca, soluciones de seguridad y confort de última generación y equipamientos ajustados a bolsillos más exigentes.

Fue lo que tuvo en cuenta en esta versión del Picanto, bautizada X-Line y ataviada con sutiles pero contundentes cambios estéticos que le dan un estatus diferente y obligan a voltear miradas, especialmente las de los usuarios jóvenes, a quienes pretende conquistar prioritariamente.

Afuera, las diferencias en los acabados saltan a la vista. Destacables son las ledes diurnas, los protectores de color gris, las entradas de aire más grandes (con exploradoras incrustadas), el faldón lateral que recorre el armazón de bómper a bómper, el cromado de manijas y boceles, las luces traseras con tecnología led, el escape doble, los nuevos reflectores con bombillo de reversa (ubicados bajo el parachoques posterior) y la pintura combinada con detalles de color reflectivo.

Es la carta de presentación de primer golpe respecto al Picanto EX trazado en los centros de diseño que tiene la marca en Alemania y Corea, con el que comparte el reconocido motor de 16 válvulas y 1,25 litros de 83 caballos de potencia, unido a una caja mecánica o una automática y que –tal como lo analizamos en nuestra edición 670– tiene un rodaje destacable, con cero vibraciones y una respetable insonorización hacia la cabina.

Kia Picanto X-Line

.

Este comportamiento del motor se logró gracias a que atornillaron un nuevo colector de escape en la culata, cambiaron el sistema de refrigeración (ahora con válvula de cierre) para reducir el tiempo de calentamiento cuando se arranca en frío, rediseñaron los soportes del motor e incluyeron una bomba de aceite de dos etapas que redujo significativamente la fricción mecánica.

El gasto de combustible del Picanto EX que manejamos entonces nos promedió 50 kilómetros por galón a la altura de Bogotá, con un régimen de uso que incluyó paseo por La Calera, en donde echamos mano de los bloqueos de cambios (primera, segunda y tercera) para manejar la respuesta del vehículo a nuestro antojo y ‘frenar con la caja’ en pendientes pronunciadas, dos maniobras que aquel vehículo atendió sin problemas.

X-Line y EX coinciden también en el equipamiento de seguridad, compuesto por dos airbags delanteros, frenos ABS y anclaje Isofix para sillas infantiles, y en las soluciones de confort, como ventanas eléctricas, apertura de puertas y encendido sin llave, espejos abatibles eléctricamente con direccionales, encendido automático de luces (ledes de posicionamiento en este modelo) y mandos remotos en el timón.

Kia Picanto X-Line

.

El único número en el que no participa el nuevo modelo es en el de la altura sobre el piso, quizás su mayor virtud, pues su carrocería se alza 166 milímetros del pavimento, es decir, 15 más respecto al modelo con el que comparte portafolio, lo que seguramente le permitirá sortear obstáculos del día a día mejor de lo que lo hace aquel, que debe conducirse con precaución sobre rizados y ondulados para evitar topeteos molestos de los amortiguadores o golpes repentinos.

La cabina también resulta muy conocida en el nuevo X-Line, especialmente el millaré, el cual se extiende en una sola pieza hacia el vidrio panorámico y, por su altura, deja suficiente espacio para acomodar las piernas y las rodillas de conductor y pasajero.

El Picanto X-Line llegará a mediados de diciembre y se ubicará un escalón por arriba de su par EX full equipo y del LX de 998 centímetros cúbicos, transmisión manual y 66 caballos de potencia. Como aquellos, tendrá que compartir escenario con vehículos de similares características, en donde se destacan Chevrolet Spark, Volkswagen Up Cross y Suzuki Ignis.

Interior deportivo
A diferencia del EX, el timón del Picanto X-Line luce achatado en la parte inferior y fue forrado en cuero, al igual que la palanca de cambios. El tapizado de los asientos y las molduras también marcan diferencia, así como el apoyabrazos central, que incluye espacio para almacenamiento de papeles o pequeños objetos. La pantalla central refleja también la cámara de reversa, ayudada aquí por sensores sonoros.

Kia Picanto X-Line

.

DATOS

El manejo del radio con auxiliar y conector USB y el del teléfono vía Bluetooth se puede realizar desde el timón o atendiendo una pantalla central flotante de nueve pulgadas ubicada sobre la consola central.

Además de la máquina de 1,25 litros, el nuevo Picanto X-Line comparte los rines deportivos de aluminio de 15 pulgadas de su hermano ex, por supuesto, las medidas (3.595 milímetros de largo y 2.240 de ancho) y el maletero de 255 litros ampliable a 1.010 litros si se abaten los espaldares de la banca trasera (60:40).

Ficha técnica
Motor: 1.248 cm3
Potencia: 83 caballos a 6.000 rpm
Torque: 122 Nm a 4.000 rpm
Caja: 4 marchas automática
Tracción: delantera

Noticias recomendadas

Más noticias

Sin S1. Un deportivo a la medida

La compañía búlgara Sin Cars llevará su modelo de acceso al Salón de Ginebra 2018, un súperdeportivo modular y configurable para calle o competencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.