Lamborghini Canto, la voz que se apagó en la fábrica de Sant'Agata Bolognese

Perfilado como el claro sucesor del Diablo y nacido de insignes plumas del estudio de diseño Zagato, el Lamborghini Canto fue boceto del exitoso Murcielago.

Redacción Motor

10:11 p.m. 07 de julio del 2014

Conozca las líneas del Lamborghini Canto, predecesor del exitoso Murcielago

A finales de 1990, cuando Lamborghini empezaba a planear un reemplazo para su veterano Diablo, varias casas de diseño de automóviles hicieron sus apuestas. Una de ellas fue el L147 SuperDiablo, conocido más tarde como Lamborghini Canto.

El Lamborghini Canto se vio por primera vez en 1998, dos años después de otro Lamborghini concept diseñado por Zagato, el Raptor –basado en el Diablo–. Los dos autos compartían elementos como las ventanas envolventes, las tomas de aire laterales triangulares y el techo abombado; aunque probablemente el Raptor sobresalía más estéticamente.

Después de que VW comprara a Lamborghini en 1999, Ferdinand Piech, jefe del Grupo Volkswagen ordenó revisar el desarrollo del Canto. El auto pasó por un rediseño que incluyó tomas de aire más pequeñas, así como un motor mejorado (V12 6.0 litros) gracias a un nuevo ECU que producía 640 caballos de potencia.

Finalizando 1999 y después de las modificaciones en diseño, Lamborghini anunció que el Canto entraría a producción en 2001, mientras que el Diablo seguiría siendo el buque insignia de la compañía. El Canto tuvo muchas pruebas a finales de los 90 y principios de 2000, especialmente en el circuito de pruebas de Nardo.

El fin de la historia es que el auto que salió en 2001 no fue el Canto sino el Murcielago, primer Lamborghini desarrollado bajo mandato del grupo VW y el que encaminó nuevamente a la compañía por la ruta del éxito.

DATO:
El prototipo Lamborghini Canto aún se exhibe en la sala de la fábrica de Lamborghini en Sant’Agata Bolognese, Italia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.