Retro: El Land Rover, sencillez inmortal

Desarrollado por los hermanos Maurice y Spencer Wilks, quienes trabajaban en Rover, a partir de la base de un Willys de liquidación de guerra.

Por Redacción Motor

10:04 a.m. 07 de septiembre del 2015
Land Rover, sencillez inmortal

Land Rover, sencillez inmortal

Podría decirse que el Land Rover tuvo como año de nacimiento 1948 cuando fue presentado en el Salón de Ámsterdam.

La idea detrás de su concepción era la sencillez total, con el propósito de minimizar al máximo las averías y hacer que las reparaciones (en caso de necesitarse) pudieran realizarse por cualquier persona en cualquier lugar.

Esta sencillez era fácilmente reconocible por donde se mirara, pues el diseño exterior era prácticamente plano y el interior apenas incluía lo estrictamente necesario. El motor era el del Rover P3, un cuatro cilindros de 1.595 cm3 y 50 caballos de fuerza, acoplado a una transmisión de cuatro velocidades, mientras que la suspensión estaba compuesta por ballestas semielípticas y amortiguadores hidráulicos.

Land Rover, sencillez inmortal

Land Rover, sencillez inmortal

A lo largo de sus primeros años, los Land Rover Serie I y Serie II (presentado 1958) llegaron a Colombia directamente de Inglaterra por importaciones particulares hasta que en 1961 (año en que se actualizó el modelo) Casa Durán se convirtió en el distribuidor oficial, trayendo al país el modelo fabricado en España, conocido como Santana.

El Serie III fue introducido en 1974 y duró en producción hasta 1986, año en que llegó su reemplazo que se conoció mundialmente como Defender, manteniendo vivo el legado de este campero puro. Sin embargo, la marca anunció su cese de producción a finales de 2015, aunque también confirmó un reemplazo aún por conocerse.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.