Qué hacer cuando se le empañen los vidrios del carro

Este problema, aunque sencillo, muchas veces ocasiona demoras porque se desconoce la manera más rápida de volver a tener visibilidad.

Por Redacción Motor

11:48 a.m. 19 de noviembre del 2015
Vidrios empañados

vidrios empañados

La razón de que los vidrios del carro se empañen es bastante simple. Cuando hay una diferencia de temperatura entre la cabina y el exterior, se produce la condensación del vapor de agua que siempre está en el aire ambiente. Basta la respiración de una persona al entrar al vehículo para saturar la capacidad del aire para sostener más vapor de agua y este se condensa en la superficie fría más cercana que es el parabrisas, tal como sucede con los vidrios de su cuarto de baño cuando funciona la ducha caliente.

Hay varias formas de combatir esa condensación. La primera, con un trapo o la manga de su saco, limpiar el vidrio, que es la peor manera, pues de inmediato genera un área donde se puede formar la condensación más rápidamente.

La segunda, estabilizar las temperaturas, para lo cual abrir las ventanas es la solución. Se demora, pero funciona. Abrir las ventilaciones del carro es teóricamente correcto, pero entra muy poco aire fresco. Si lo hace, que no esté la ventilación en la posición de recircular el aire de la cabina.

Usar el aire caliente de la calefacción dirigido al parabrisas sirve porque lo calienta, como pasa con el calentador eléctrico del vidrio trasero, pero es una ruta muy lenta y no necesariamente eficaz como el aire acondicionado.

La tercera y mejor es usar el aire acondicionado dirigido hacia el parabrisas. Al enfriar el ambiente, se remueve el vapor de agua de manera casi inmediata. Es mejor un momento de frío que conducir sin visibilidad.

El agua se condensa (nucleación) sobre las pequeñas irregularidades de las superficies que pueda tener el vidrio. De ahí ciertos trucos, por ejemplo refregar una papa “alisa” el vidrio y evita ese fenómeno. También venden algunos productos que hacen ese efecto espejo para evitar que haya burbujas.

Tener el vidrio muy limpio y desengrasado es el primer paso para evitar que se empañe, y el último y peor recurso es la bayetilla o un trapo que contenga grasa.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.