Las limusinas del matrimonio real

Autos únicos, cargados con km de historia y exclusividad, formaron parte del espectáculo en la boda del príncipe Harry y la actriz Meghan Markle.

Revista motor

09:18 a.m. 31 de mayo del 2018
Limusinas reales

Limusinas reales

Desde un Rolls Royce de 1950 hasta en Jaguar XKE convertido a electricidad compitieron con las personalidades y agregaron todo el lujo que necesitaban los cortejos.

Vestidos, flores, ponqués, protocolos, tradiciones, modernidad, pluralidad... todo cupo en el matrimonio del príncipe Harry con Meghan Markle hace pocos días. Ese revuelto tuvo pendiente a miles de millones de personas en el mundo entero, cuya atención se repartió entre esos y más elementos que pasaron con todo el lujo y la pompa propias de una boda real.

Cada quien lo vio a su manera. Desde MOTOR, el desfile de los imponentes automóviles donde llegaron los miembros de la casa real y el sencillo pero espléndido carruaje en el cual los recién casados les dieron la vuelta a las calles de Windsor, o el inmaculado Jaguar XKE que mimetizaba un motor eléctrico, no podían pasar desapercibidos.

Limusinas reales

.

La casa real tiene una flota de autos para sus desplazamientos, aunque se ha adelgazado. El yate Britannia fue jubilado y no se ha reemplazado. Los aviones son de la RAF, aunque hay un Airbus A330 ejecutivo para servicio del gobierno, y la reina tiene un helicóptero personal Sikorsky S-76C. Para otros viajes, no podía faltar, existe el ‘Royal Train’, que es un convoy de varios vagones con camas, comedores o sillas especiales, que rueda en el sistema nacional sin cambios para los itinerarios del público.

El auto más impresionante del acontecimiento es el Rolls Royce Phantom IV, construido en 1950, y es parte de una serie de solo 16 carrocerías de ese tipo hechas por Mulliner. Fue el primer Rolls de la reina Isabel, pues lo utilizó cuando aún era princesa.

EL BENTLEY DE ‘ESTADO’

La limusina oficial de la reina es un Bentley que le fue obsequiado por la Confederación de fabricantes ingleses para su jubileo de oro (50 años de reinado) en el 2002. Está convertido para funcionar con biocombustibles. Tiene en el frente la mascota de San Jorge con el dragón que se usa en Inglaterra. Cuando va a Escocia ponen la mascota del león (estas figuras son intercambiables entre los carros reales, que llevan el escudo en la capota y la bandera cuando la reina está a bordo). Son todos rojo burdeos con negro y ninguno de los oficiales tiene placas. Tiene las puertas traseras que abren hacia adelante, motor 6,75 V8 con dos turbos, capota trasera con cristal antibalas y pesa 4.000 kilos. Las luces intermitentes son azules y cada uno de los vehículos está tasado en 12 millones de dólares.

Para el resto de la familia hay una buena flota de Daimler Sovereign de todos los tamaños.

Limusinas reales

.

El Phantom IV tiene un motor de 5,7 litros de 8 cilindros en línea, con válvulas de admisión en el bloque y la culata. Un carburador Stromberg y cuatro bombas de gasolina que se surten de un tanque de 24 galones. No se tenían mucha confianza en Rolls y menos para lanzarlo en desfiles a baja velocidad. Nació con una caja de velocidades de 4 adelante sin la primera sincronizada, pero en 1955 le pusieron una automática. Cada rueda de 17 pulgadas tiene 10 pernos. Inicialmente fue verde, pero luego lo repintaron de rojo burdeos y negro, colores de los vehículos oficiales de la casa real. Pesa 2,5 toneladas. Cuando Meghan llegó, el auto no tenía los emblemas reales en la capota, pues aún no pertenecía a la familia real.

Limusinas reales

.

LA CARROZA

El paseo por Windsor para saludar al pueblo lo hicieron Harry y Meghan en un carruaje Ascot Landau, perteneciente a la colección Royal Mews, y es del mismo tipo de varios que tiene la familia para diversas ocasiones oficiales. Paradójicamente, es el menos potente de todas las caravanas, pues apenas se movió con la tracción de ¡cuatro! espectaculares caballos.

Limusinas reales

.

EL XKE ELÉCTRICO

Como lo hizo su hermano, el duque de Cambridge, cuando se casó con Kate Middleton en el 2011, quien salió del palacio de Buckingham en el Aston Martin DB6 MKII Vantage Volante propiedad de su papá, el príncipe Carlos, Harry utilizó un Jaguar XKE reconstruido a la perfección por la propia fábrica el año pasado, pero con motor eléctrico y timón a la izquierda. Un mensaje para las nuevas energías en el automóvil.

Limusinas reales

.

‘EL ROLLS DE CHARLES’

El automóvil asignado al príncipe de Gales fue un Rolls Royce Phantom VI de 1977, de techo elevado. Hay otro de capota normal. Nótese, además del doble espejo interior colocado en el tablero, que todos los carros portan el escudo del Real Automóvil Club inglés (RAC) a la derecha y el del AA, que es el servicio de socorro y asistencia, el cual –a pesar de todo el soporte de los garajes y técnicos que mantienen la flota real–, nunca sobra tratándose de estas máquinas tan especiales y tan inglesas.

Limusinas reales

.

DATO

La Reina Isabel II es la única ciudadana del reino unido que está autorizada a manejar sus vehículos sin pase. La soberana es adicta a los Land Rover y posee un Serie I de 1953 y varios otros más modernos. Esta es la marca preferida de la realeza, de la cual tiene varios ejemplares, aunque los jóvenes usan Audi y tienen un Aston Martin DB6, un Jaguar XJ y un Bentley Continental Flying Spur para salidas no oficiales.

¿EN QUÉ SE MUEVEN NUESTROS PRESIDENTES?

La flota aérea de vehículos presidenciales colombianos la forman un Boeing 737, dos Fokker 28, un Embraer Legacy 600, un Lear Jet 60, dos helicópteros Bell 412 y uno Sikorsky UH 60, que se usan de manera aleatoria dependiendo de las distancias y las pistas, y sirven también a varias entidades y altos funcionarios. En tierra, la presidencia opera una flota de BMW Serie 7 especiales, blindados en la fábrica, y muchas camionetas con enorme protección.

Noticias recomendadas

Más noticias

Aliste las maletas… y mucha paciencia

Con esta nueva época de vacaciones y viajes por carretera, llegan los tradicionales trancones y el caos vehicular en las salidas de la capital.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.