Lincoln Indianapolis Exclusive Study 1955, un "retro" que aún vive muy campante

Encargado expresamente por la división Lincoln de Ford, el Indianapolis Exclusive Study causó sensación en su época. No llgó a producción masiva, pero todavía existe un único y valioso prototipo.

Redacción Motor

04:28 p.m. 24 de julio del 2014

Galería de imágenes del Lincoln Indianapolis Exclusive Study

 Hacia 1955, Lincoln, la división de lujo de Ford tuvo la idea de fabricar un auto deportivo.
Bajo ese argumento le encargó una carrocería especial a la empresa italiana Boano, que dio como resultado el Lincoln Indianapolis Exclusive Study, basado en un chasís de Ford y con formas nacidas del lápiz de Gian Paolo Boano, hijo del fundador de la empresa.

El Lincoln Indianapolis fue presentado en el Salón de Turín, Italia, en 1955. Sus formas se basaron en la aeronáutica de la época, además de tener las luces frontales apiladas, grandes tomas de aire laterales y una cabina aerodinámica. Lo pintaron en un llamativo color naranja brillante y fue adornado con varios elementos cromados.

El interior del Lincoln Indianapolis tenía un inusual panel de instrumentos oculto, que con solo pulsar un botón en la puerta se deslizaba hacia abajo para mostrar los indicadores, el radio y los controles de la calefacción.

Por su parte el motor V8 de 5,5 litros entregaba 200 caballos de potencia mediante una transmisión automática de cuatro velocidades a las ruedas traseras.

Con el tiempo Lincoln declinó la producción del Indianapolis; sin embargo el concept aún existe y está en excelentes condiciones, pues fue restaurado en la década de 2000.

DATOS:
El auto ha tenido varios propietarios desde 1955 y su dueño por más tiempo fue Thomas Kerr, quien lo tuvo en su colección más de 30 años. En 2006 se vendió por 1,375 millones de dólares y en 2013 se intentó vender de nuevo por una oferta de 1,55 millones de dólares.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.