Conduzca sin maltratar su carro

Todos tenemos diferentes hábitos o ‘mañas’ al manejar, pero algunas no son muy buenas para el carro y le pueden salir costosas.

Redacción Vehículos

02:29 p.m. 17 de octubre del 2016
Explorar todo el abanico de RPM es una buena práctica que mantiene ‘vivo’ y ‘sano’ el motor.

Explorar todo el abanico de RPM es una buena práctica que mantiene ‘vivo’ y ‘sano’ el motor.

Para muchas personas conducir, se vuelve un proceso mecánico al cual no se le pone mayor atención, por lo tanto no ponen atención a algunos hábitos que pueden ser perjudiciales para el carro.

Estas ‘mañas’ se dan más por descuido o desconocimiento, y aunque a corto plazo no parezcan tener consecuencias sobre el motor o el carro, a mediano y largo plazo sí pueden llevar a costosas reparaciones.

A continuación enumeramos algunas de estas costumbres con el fin de poder darle siempre el trato más adecuado al carro y no maltratarlo innecesariamente.

1. Acelerar el motor en frío. Para que funcione correctamente debe estar en la temperatura indicada que se logra después de cierto tiempo, y si bien puede usarse no se recomienda acelerarlo a fondo. Si lo hace, puede haber desgaste interno debido a que el aceite aún no habrá circulado ni alcanzado su temperatura ideal de funcionamiento.

2. Descansar la mano en la palanca de cambios. Aunque sea muy poca, apoyar la mano sobre la palanca genera una presión que se transfiere a los mecanismos internos de la caja. Específicamente, el selector estará haciendo una presión constante sobre las horquillas, causando un desgaste prematuro. Siempre se deben tener ambas manos sobre el timón.

Explorar todo el abanico de RPM es una buena práctica que mantiene ‘vivo’ y ‘sano’ el motor.

.

3. Mantener el embrague en el punto de contacto. Al detenerse, algunas personas no pasan la palanca a neutro y sueltan el embrague sino que buscan mantenerlo en el punto de contacto al tiempo que aceleran ligeramente, de forma que no se ruede. Debido a que el disco del embrague estará girando a una velocidad diferente a la del motor, también se estará causando un desgaste prematuro por la fricción entre las piezas y un trabajo adicional de la balinera.

4. Dejar el pie sobre el embrague. Cuando el carro está en movimiento, aplicar una leve presión sobre el pedal hace que la balinera tenga una presión adicional contra la prensa y poco a poco se acelera su desgaste. En carros de mecánica antigua, esto es mortal.

5. Hacer el cambio antes de detenerse. Al estacionar vehículos con transmisión automática, no esperar a detenerse completamente para pasar la palanca de una posición a otra (‘drive’ a reversa, o viceversa) puede causar estragos, pues se está usando la transmisión para detener el carro. Esto es sobre todo cierto al poner parking, pues la caja se puede romper debido a que este mecanismo es un pasador que traba los piñones. Claro, las cajas no aceptan este enganche, pero puede suceder.

Ford patenta una transmision de 11 cambios

.

6. Llevar frenado el carro en bajadas. En carreteras donde suele haber descensos prolongados, hay conductores que dejan presionado el pedal del freno para controlar el vehículo. Si bien esto cumple el cometido de llevarlo frenado, también se recalientan y desgastan más rápido los frenos. En estas situaciones, lo ideal es engranar una marcha que lleve sostenido el vehículo a una velocidad constante.

Bajada

.

7. Siempre manejar despacio. No se trata de exceder los límites de velocidad todo el tiempo, pero tampoco conducir siempre a bajas revoluciones (rpm) para que “no se desgaste el carro”. Esta es la principal causa de lodos acumulados en el motor, pues la gasolina que no se quema en la combustión queda “atrapada”. En lo posible, y sobre todo después de condiciones de tráfico pesado, no está mal que la aguja explore todo el tacómetro antes de hacer los cambios.

8. Llantas con presión inadecuada. Ya sea en el marco de la puerta o en la parte interna de la tapa de la gasolina, y de todas formas en el manual del usuario, todos los carros indican cuál es la presión ideal de inflado de las llantas. No seguir esta indicación puede resultar en una menor adherencia en piso mojado y un consumo de combustible más elevado, esto último debido a que la resistencia al rodaje (cuando la presión es menor) será mayor.

Sobre la presion de las llantas...

.

9. Llevar exceso de carga. Utilizar el cupo completo del vehículo u ocupar el baúl con las maletas de un viaje son cosas para las que fue diseñado el auto, pero llevar un exceso de carga ya no lo es. Algunas fichas técnicas suelen incluir el dato de carga máxima admitida, pues superar ese límite afectará la suspensión, los frenos se exigirán más, el consumo de combustible aumentará e incluso se puede llegar a comprometer la estabilidad y comportamiento del carro.

10. Detener el carro con la caja. Al estacionar un vehículo con transmisión automática en una sección inclinada, se debe evitar pasar la palanca a ‘P’ (Parking) y luego engranar el freno de mano, pues en ese caso será la transmisión la que estará deteniendo el carro para evitar que se ruede. Lo ideal es enganchar primero el freno de mano, asegurarse que tiene detenido al auto y luego sí pasar la palanca a ‘P’.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.