El mantenimiento de la motocicleta, un principio de seguridad

Encuentre algunas recomendaciones y consejos prácticos para el buen funcionamiento de la máquina.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Las motocicletas que están sometidas a extensas y arduas jornadas de trabajo, deben disponer de un mantenimiento periódico para garantizar su normal operación. Los técnicos recomiendan evaluar regularmente el estado de los frenos, la alineación, el desgaste de las gomas y la limpieza del filtro de aire.
   
El buen funcionamiento de una motocicleta depende de los cuidados y de las precauciones de su propietario o de quien tenga a su cargo un vehículo de este tipo, bien sea para el desempeño una actividad laboral, la práctica de una disciplina deportiva, o para eventos turísticos y recreativos.

Según los expertos, en el caso de una motocicleta nueva, especialmente aquellas de dos tiempos, usadas en tareas de alta resistencia, la principal recomendación es tener un permanente control del aceite del motor, dado que el esfuerzo a que se ven sometidas las máquinas conlleva a su deterioro, sumado al desgaste de las gomas y de componentes como el plato, el piñón o la cadena, que los técnicos denominan como la relación.

Vicente Sastoque, propietario de un centro de asistencia técnica de la ciudad de Tunja, consideró pertinente que los equipos que estén dedicados a faenas agrícolas, cubrimiento de largas distancias, o desempeño normal en ciudades de topografía alta, deben recurrir a mantenimientos periódicos a fin de evitar fallas recurrentes que en consecuencia ocasionen pérdidas económicas.

Ese mantenimiento sugerido por Sastoque tendrá que realizarse cada seis mil kilómetros al cabo de los cuales se precisa cambiar el aceite del motor. El filtro de aire debe lavarse regularmente o de lo contrario la motocicleta sufrirá un desgaste prematuro y el ahogo en su operación. A los motores de dos tiempos, especialmente, es conveniente someterlos a un proceso de descarbonado, acompañado del cambio del aceite, y la lubricación y tensión de la cadena. 

En materia de seguridad, los representantes de los concesionarios consultados señalaron como prioridades para el cuidado de un vehículo tipo moto, independientemente de su cilindraje,  prestar especial atención a los frenos, como también al embrague y al sistema eléctrico para garantizar un apropiado encendido y el funcionamiento de las luminarias (luz delantera, de la placa y direccionales delanteras y traseras). No se debe descuidar lo relativo a los espejos, que no son adminículos de adorno, sino que prestan ayuda esencial para el desplazamiento y la ubicación de los conductores.

Cuando la seguridad es obligatoria

Además de tener especial preocupación por el estado de la moto, el conductor tiene la obligación de atender las recomendaciones que en materia de regulación han impartido las autoridades como el porte de los equipos de protección: casco para el piloto y el pasajero; visera en el casco o en su defecto anteojos de un tamaño que efectivamente protejan; guantes y vestimenta apropiada que los resguarde de la lluvia, y de eventuales caídas y lesiones.  

Aunque parezca obvio, las disposiciones de las autoridades viales aconsejan que la mirada siempre esté hacia el frente y sin descuidar los costados. Para proteger el cuerpo, la cadera debe ir perpendicular y las rodillas cerradas contra el depósito del combustible sin hacer presión sobre éste.

Antes de prender la moto revise: Cantidad de combustible y aceite.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.