El McLaren F1 de ‘Mr. Bean’, una historia con final feliz

Dos estrelladas y más de 64.000 kms recorridos, el auto fue vendido en 7.8 millones de libras esterlinas. Nuevo había costado 540.000.

Por Redacción Motor

10:30 a.m. 23 de junio del 2015
McLaren F1 Mr. Bean_01

McLaren F1 vinotinto de Mr. Bean

El actor británico Rowan Atkinson, conocido popularmente por su personaje de Mr. Bean, seguramente es asociado muchas veces con el pequeño MINI de esa serie, pero en realidad detrás de este hombre de graciosas caras y protagonista de otros programas y películas, se esconde un verdadero aficionado a los carros.

Y qué mejor forma de demostrar esto que comprando uno de los más exóticos de su momento. Eso fue lo que Atkinson hizo en 1997 cuando adquirió por unas 540.000 libras esterlinas (algo más de 2.100 millones de pesos) un McLaren F1, el súper deportivo de producción más rápido, exótico y caro de su época.

Pero a diferencia de muchas personas, que suelen comprar este tipo de carros como una inversión o para esconderlos en inmensos garajes como un miembro más de una colección, Atkinson declaró haber comprado este carro por “la calidad invertida en pensar su diseño […]Es tan silencioso, tan cómodo que se puede usar, y disfrutar, en cualquier recorrido”.

McLaren F1 Mr. Bean_02

Resultado de uno de los percances que sufrió el McLaren F1 en manos de Mr. Bean

Algo que sin duda no se quedó solo en palabras, pues al momento de vender su McLaren este ya marcaba 41.000 millas recorridas (prácticamente 66.000 kilómetros), durante las cuales no todo fue alegría. En 2008 tuvo un choque menor al golpear un Rover Metro, pero en 2011 sufrió un accidente de gravedad cuando perdió el control en una autopista que se encontraba mojada.

Tras salirse de la vía golpeó contra un árbol, ocasionando que el vehículo se prendiera en llamas. Por fortuna, el actor escapó con apenas una fractura de hombro, aunque su aseguradora no quedó muy satisfecha: luego de varias disputas, reportes indicaron que debió desembolsar 910.000 libras esterlinas para las reparaciones (algo más de 3.600 millones de pesos).

Con estos choques en su historial muchos apuntarían a que se reduciría ostensiblemente el valor comercial del auto, pero en realidad sucedió todo lo contrario. Al haber sido fabricado en muy pocas cantidades (107 vehículos en total, de los cuales 64 son de calle), el McLaren F1 se ha cotizado bastante y por eso, en enero de este año, Atkinson anunció la venta del suyo por 8 millones de libras esterlinas (casi 32 mil millones de pesos).

McLaren F1 Mr. Bean_03

McLaren F1 de Mr. Bean

A través del concesionario Taylor & Crawley, cuyo jefe es David Clark (un ex director de McLaren y quien vendió el vehículo cuando nuevo al actor), el anuncio de la venta no tardó en dar la vuelta al mundo y a pesar de todos los comentarios que pudo haber recibido el precio, a principios de este mes Clark dio a conocer que ya se había concretado el negocio.

Si bien la identidad del nuevo comprador no ha sido develada, se supo que este McLaren F1 vinotinto cruzará el Atlántico luego de haber requerido una transferencia de 7.8 millones de libras esterlinas (31.200 millones de pesos) entre su nuevo propietario y Rowan Atkinson, quien de todas formas creemos que tendrá algo de ‘guayabo’.

¿Qué tiene un McLaren F1?
Concebido por Gordon Murray, diseñado por Peter Stevens y con el ‘visto bueno’ de Ron Dennis para su producción, el McLaren F1 fue presentado el 28 de mayo de 1992 con el propósito de convertirse en el auto de calle más extremo. Para esto se equipó con un motor V12 de 6.064 cm3 y 627 caballos de potencia, desarrollado por BMW, y una transmisión manual de seis velocidades.

Su piloto, sentado en el centro de la cabina y un poco más adelantado que sus dos acompañantes (uno a cada lado), puede disfrutar de una aceleración de 0 a 100 km/h en 3.2 segundos y de una velocidad máxima de 390 km/h. En pocas palabras, es una deliciosa enciclopedia de historia, ingeniería y pasión.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.