Mejor protección para la silla trasera del carro

A partir de 2019 los ‘dummies’ de pruebas de choque podrían pasar a los puestos traseros en busca de una mejor seguridad.

Redacción Vehículos

01:47 p.m. 03 de junio del 2016
A partir de 2019 la NHTSA realizaría pruebas de choque con dummies en las plazas traseras

A partir de 2019 la NHTSA realizaría pruebas de choque con dummies en las plazas traseras

Los anclajes Isofix para las sillas de niños, cinturones de tres puntos y bolsas de aire de cortina han mejorado la seguridad de los ocupantes de los puestos traseros en los vehículos, pero a pesar de los esfuerzos estos aún no son tan seguros como los delanteros.

La preocupación al respecto se ha incrementado debido a que el crecimiento de aplicaciones como Uber o Lyft, y programas de carros compartidos, ha hecho que cada vez más adultos empiecen a viajar en estos. Pero a pesar de lo que se podría pensar, su seguridad no está garantizada por el hecho que el auto que ocupan ostente cinco estrellas en pruebas de choque.

Para enmendar esto, a partir de 2019 la National Highway Traffic Safety Administration (Nhtsa) de Estados Unidos comenzaría a realizar pruebas de choque con dummies de adultos ubicados en las plazas traseras con el fin de identificar falencias por mejorar.

Aunque por el momento no se le ha dado luz verde al plan, se continuará fomentando la inclusión de bolsas de aire, cinturones de seguridad con pretensores y campañas para el uso de los cinturones.

El objetivo es que los pasajeros de atrás tengan garantizada su seguridad, algo que según diferentes datos no está ocurriendo. Por ejemplo, las sillas delanteras que han sido diseñadas para absorber la energía de los golpes han colapsado en algunos choques, resultando en lesiones en quienes las ocupan y en quienes van sentados justo detrás.

En 2010, en una vía residencial de Houston, Texas, el vehículo de Andrew Warner fue estrellado por otro en la parte trasera a 55 millas por hora, causando que el respaldo de su silla colapsara y golpeara a su hija de un año y cuatro meses de edad, quien murió poco después. Tras el accidente, una investigación de Warner encontró que este no había sido el único caso.

MEJOR PROTECCIÓN PARA LA SILLA TRASERA DEL CARRO

MEJOR PROTECCIÓN PARA LA SILLA TRASERA DEL CARRO

Un análisis citado por Bloomberg dice que entre 1990 y 2014 se registraron 898 casos en los cuales murieron niños que iban en el puesto trasero cuando el delantero estaba ocupado, pero como las bases de datos federales de Estados Unidos no recogen los casos en que los respaldos de las sillas colapsan, hasta el momento no se han tomado medidas al respecto.

Una de las claves para ayudar a minimizar las lesiones de los ocupantes traseros es asegurarse que la protección para unos no se traduzca en dejar de proteger a otros.

Pero como dice Bella Dinh-Zarr, miembro de la junta del National Transportation Safety Board, los casos en que los desarrollos para proteger a los ocupantes delanteros han resultado en posibles lesiones para los de atrás no han sido por razones “maliciosas” sino porque la incorporación de sistemas en las plazas traseras es más costosa y complicada.

Con esto en mente, Gloria Bergquist, vocera de la Alliance of Automobile Manufacturers, dice que por el momento el mejor sistema de protección que tienen los ocupantes de los puestos traseros es el cinturón de seguridad, pero que se debe seguir trabajando para continuar incorporando en estos bolsas de aire o cinturones con pretensores.

No hay que pecar por llevar más personas en la silla trasera de las que se debería

No hay que pecar por llevar más personas en la silla trasera de las que se debería

Es decir, la protección que reciben los pasajeros, independientemente del puesto que ocupen, es la sumatoria tanto de sistemas de seguridad activa y pasiva, como de las acciones mismas que deben realizar las personas.

Por ejemplo, el sistema antibloqueo de frenos, un control de estabilidad e incluso el frenado autónomo ayudarían a reducir las probabilidades o al menos la fuerza resultante de un choque, mientras que una silla de niños debidamente asegurada por los anclajes Isofix (Ver ‘Sillas infantiles’), un cinturón de seguridad abrochado, un apoyacabezas y ojalá las bolsas de aire permitirían mantener al mínimo las lesiones a los ocupantes.

Si la NHTSA decide empezar a montar dummies de adultos en los puestos traseros para las pruebas de choque frontal seguramente la seguridad allí comenzará a mejorar en la medida que los fabricantes desarrollen nuevos sistemas o tecnologías que protejan a los ocupantes, pero estos últimos tienen la responsabilidad de que esos esfuerzos no se echen a perder a causa de decisiones absurdas como no ponerse el cinturón.

MEJOR PROTECCIÓN PARA LA SILLA TRASERA DEL CARRO

MEJOR PROTECCIÓN PARA LA SILLA TRASERA DEL CARRO

¿Cómo está la situación en Colombia?

Aunque por redes sociales se dice que solo hasta ahora los policías de tránsito comenzarán a multar por no utilizar el cinturón de seguridad en los puestos traseros de los vehículos, en realidad esto se encuentra sancionado desde hace mucho en el Código de tránsito.

En el artículo 82 se aclara que “a partir de los vehículos fabricados en el año 2004, se exigirá el uso de cinturones de seguridad en los asientos traseros”, mientras que la infracción C.6 (“No utilizar el cinturón de seguridad por parte de los ocupantes del vehículo”), sanciona la falta con 15 smdlv, es decir, 344.727 pesos.

De la misma forma, el artículo 82 también aclara que “los menores de dos (2) años solo podrán viajar en el asiento posterior haciendo uso de una silla que garantice su seguridad y que permita su fijación a él”.
Pero más allá de lo que se estipule en el Código de Tránsito, el uso de los elementos de seguridad de los vehículos debería ser por sentido común y con el ánimo de salvaguardar la vida propia y la de los demás.

MEJOR PROTECCIÓN PARA LA SILLA TRASERA DEL CARRO

Hay que acomodar a los niños pequeños en sillas especiales

Los pecados en la silla trasera

Mientras que los fabricantes invierten cuantiosas sumas de dinero para desarrollar nuevos y mejores sistemas que garanticen la seguridad de los ocupantes de los vehículos, muchas veces estos últimos tienen conductas que echan todo eso a perder cuando viajan en los puestos traseros.

Seguramente la más común de todas es no abrocharse el cinturón, especialmente en el puesto central (y mortal cuando se combina con el respaldo abatido de la silla del pasajero en los taxis), pero también se suele pecar por llevar más personas de las que se debería, poner sobre las sillas objetos grandes o pesados que en un choque podrían volar por el habitáculo y golpear a algún pasajero, llevar mascotas desatendidas que podrían distraer al conductor o convertirse en víctimas y causantes de lesiones en caso de un accidente, y no acomodar a los niños pequeños en sillas especiales.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.