Mercado negro en ‘pases’ de motos

Corrupción, malas prácticas y falta de controles son el pan de cada día en la formación de los motociclistas.

Redacción Vehículos

01:41 p.m. 24 de febrero del 2017
El ACC educa a los motociclistas

Las cuentas no cuadran en la expedición de licencias para manejar moto.

Las cuentas no cuadran en la expedición de licencias para manejar moto. Tras examinar las cifras del Runt, según las cuales a más de 1.730.000 nuevos motociclistas les entregaron su ‘pase’ en los últimos tres años, no se llega a otra conclusión distinta a que alguien está haciendo trampa en el proceso de certificación de las pruebas.

Evacuar esa cantidad de licencias requiere en tiempo físico 34,6 millones de horas, si se parte de que cada ‘alumno’ debe tomar unas 20 horas de clases de teoría y práctica.

Para llegar a esa cifra cada escuela habría necesitado días de 47 horas para haber capacitado a los motociclistas; y un mínimo de seis instructores que trabajaran sin parar ni comer ni dormir.

Lo curioso de este dato es que ninguna autoridad se haya dado cuenta de que algo anda mal, ni siquiera por los altos índices de muertes y heridos en donde la impericia es uno de los mayores causantes de accidentes, junto a las maniobras peligrosas y el desconocimiento de las normas.

En Colombia hay 711 Centros de Enseñanza Automovilística (CEA) habilitados por el Ministerio de Transporte, de los cuales 674 están autorizados para dictar y certificar cursos de conducción de motocicletas.

Motociclistas

.

Cada centro debe tener instructores certificados por el Ministerio de Transporte una vez aprueben un curso de ‘Licencia de Instructor’.

Para obtener la licencia de moto, el aspirante debe tomar un curso que consta en algunos casos de 10 a 15 horas de teoría y 20 de práctica. Las clases son de 45 minutos. Todo deber hacerse en tiempo real (en línea) en la plataforma del Runt y los CEA solo pueden certificar ocho horas diarias de clase (teórica o práctica) por cada uno de sus instructores.

Mirando por encima, significaría que cada escuela de enseñanza o CEA tuvo en promedio unos 2.567 aprendices a quienes instruyó debidamente durante los 15 días que se necesitan para cumplir con los requisitos teóricos y prácticos del curso.

Ante la evidencia de las cifras, el superintendente de Puertos y Transporte, Javier Jaramillo, le dijo a EL TIEMPO que la corrupción en algunos centros de enseñanza, las malas prácticas de algunos usuarios y la falta de controles desataron esta situación. Incluso, reveló la forma como operan algunas escuelas de enseñanza.

Motociclistas

.

“Estas cifras reflejan una problemática que se viene presentando en muchos CEA del país: las personas van a los centros, firman documentos dejando constancia que reciben las clases, pero en realidad no las toman. Esto se debe, en gran parte, no solo a la falta de conciencia de algunos usuarios y escuelas que se prestan para actos de corrupción, sino también a la falta de tecnología en el proceso de supervisión, que ha dado lugar a un mercado negro de certificados en el cual lo que menos importa es saber conducir”.

¿Cómo se calcula la capacidad de cada escuela para impartir los cursos? Le preguntamos al Superintendente. “Todos los centros tienen una capacidad autorizada para expedir certificados, que se calcula en función del número de vehículos e instructores registrados. Pero mientras estas capacidades no estén plenamente controladas será imposible detectar irregularidades en este proceso de enseñanza”.

El negocio de algunas escuelas está en los cursos. Hasta en páginas como Mercadolibre algunas los ofrecen. Por la certificación de asistencia cobran entre 80.000 y 120.000 pesos. El valor de un curso de conducción en un CEA debidamente certificado oscila entre 350.000 y 600.000 pesos, dependiendo la categoría.

El problema de corrupción no está solo en las escuelas de enseñanza. También en los Centros de Reconocimiento de Conductores (CRC), que certifican la aptitud física, mental y de coordinación motriz de los aspirantes a conductores de carro o moto. EL TIEMPO conoció el caso de Jaime F. Moreno*, un campesino de La Mesa, Cundinamarca, quien compró una moto en Girardot el año pasado.

Bajaron las ventas de motos

.

En diciembre, Moreno perdió sus documentos, entre ellos su licencia de conducción. Al tramitar el duplicado recordó que al comprar la moto el vendedor solo le pidió inscribirse en el Runt. Nunca fue a una escuela de enseñanza ni presentó ningún examen. Lo sorprendente es que su licencia de moto fue expedida en Ginebra (Valle del Cauca), un municipio al que nunca ha ido.

Esta situación se repite en varias regiones del país, pues los controles son mínimos y las acciones para depurar las malas prácticas no se ven. Desde hace varios años el Ministerio de Transporte anunció que someterá a todos los conductores de moto y carro a unas pruebas más exigentes y que le daría herramientas a instituciones educativas para evaluar a los aspirantes. Del anuncio a la realidad no hay nada por el momento.

Para contrarrestar la corrupción en los CEA, el superintendente Jaramillo anunció que habrá un nuevo mecanismo de control y vigilancia similar al que se utiliza en los centros de diagnóstico automotor a través del Sistema de Control y Vigilancia (Sicov), con el cual se incrementó del 5 al 25 por ciento la tasa de rechazos por fraude en la revisión técnico mecánica.

“Estamos en fase de homologación de un nuevo sistema de control y vigilancia en línea que, al igual que en los CRC y CDA, permitirá a la Supertransporte velar porque estos centros, así como todos sus estudiantes, cumplan con todo el proceso de capacitación y evaluación del curso de conducción, al tiempo que combatimos la corrupción en este trámite que tanto impacto tiene en la seguridad vial del país”, aseguró Jaramillo.
*Nombre cambiado

Noticias recomendadas

Más noticias

Agenda de actividades a motor

Información sobre el ‘Classic Moto Show Colombia’, el Campeonato Nacional de Piques Profesionales, la Copa Cumbres y mucho más.

El amplio mundo de las pick-ups

Este segmento ofrece alternativas de vehículos en los cuales la tecnología, el diseño, el confort y su desempeño en el trabajo son claves al comprar.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.