Retro: Mercedes-Benz 190, el primer ‘C’

El éxito del BMW Serie 3 no pasó desapercibido en Mercedes-Benz, quien debió actuar para crear un sedán compacto que atrajera nuevos clientes.

Redacción Vehículos

10:39 p.m. 25 de febrero del 2016
Mercedes-Benz 190

Mercedes-Benz 190

Fue así como en diciembre de 1982 nació el 190, apodado “Baby Benz” por su propio fabricante y conocido internamente como W201. Su diseño interior y exterior le tomaba ventaja a la serie 123, que pronto vería su reemplazo en la forma del 124 (antecesor del Clase E), al tiempo que adoptaba una novedosa suspensión independiente de cinco brazos.

Sin embargo, los recortes se notaban en temas como las motorizaciones, pues un modesto bloque de cuatro cilindros y 1.997 cm3 fue la única opción disponible inicialmente. Heredado del 123 y con algunas modificaciones, desarrollaba 90 caballos en su versión de carburador, ascendiendo a 122 caballos en el 190 E, que adoptaba una inyección multipunto firmada por Bosch.

En 1984 se lanzó el afamado y cada vez más valorizado 2.3-16V, nacido para homologar un vehículo en el DTM. Desarrollado en conjunto con Cosworth, al motor 2.3 litros le montaron una culata de 16 válvulas y realizaron varias modificaciones con las que llegó a los 185 caballos de potencia. Además reformaron la suspensión, dirección y transmisión, y se instalaron nuevas sillas y timón, así como un body kit exterior que lo diferenciaba de los demás.

Automercantil, distribuidor de la marca en ese entonces, no demoró en traer los 190 y 190 E desde el comienzo y en casi todas sus versiones, partiendo de las básicas con motor 2.0 carburado y de inyección, pasando por los 2.3 litros y 8 válvulas, y la versión con motor de seis cilindros y 2.6 litros presentada en 1987, hasta el mismo 2.3-16V que llegó en contadas unidades.

Mercedes-Benz 190

Mercedes-Benz 190

Gracias a eso aún es posible encontrar varios de ellos en funcionamiento, pues siempre y cuando haya recibido un mantenimiento acorde y juicioso, el Mercedes-Benz 190 y 190 E es un vehículo robusto y confiable que a pesar de acusar altos kilometrajes puede seguir cumpliendo labores de modo de transporte diario.

Su vida terminó en abril de 1993 luego de 1’874,668 unidades producidas, momento en que Mercedes-Benz lo renombró como Clase C para su nueva generación, denominación con la que este sedán compacto se conoce hoy en día.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.