Mitsubishi Lancer, el japonés diferente, confiable y durable

Lanzado en 1973, el Mitsubishi Lancer no se dejaría ver oficialmente en Colombia sino hasta su segunda generación presentada en 1979.

Por Redacción Motor

05:27 p.m. 16 de junio del 2015
Mitsubishi Lancer, un clásico

Mitsubishi Lancer, un clásico japonés

Se trataba de un sedán de cuatro puertas, con tracción trasera y varias motorizaciones disponibles, desde un pequeño 1.2 litros con carburador y 54 caballos de potencia, hasta un 2.0 con inyección, turbo y 170 caballos.

A través de Motorysa, esta generación del Lancer llegó a Colombia con motor 1.6 litros con alimentación por carburador, 82 caballos y transmisión manual de cinco velocidades. Los anuncios de la época lo resaltaban como “El japonés diferente”.

El cierre de importaciones obligaría al Lancer a ausentarse hasta inicios de los años 90, regresando en su quinta generación, cuando también estuvo disponible con carrocería station-wagon. Para este momento la tracción se había pasado al eje delantero, recibiendo 75 caballos de un motor 1.3 litros, o los 90 caballos de un 1.5 litros.

Mitsubishi Lancer, un clásico

Mitsubishi Lancer, un clásico japonés

En el año 97 se dio un nuevo cambio generacional, actualizando el diseño pero manteniendo la misma mecánica, que estaría vigente hasta 2002 cuando fue reemplazado por la séptima generación. Para este momento el desarrollo del Lancer era notable y sus triunfos en el mundial de rally (WRC) podían ser asequibles gracias a las versiones Evolution.

Actualmente se encuentra en su octava generación, también presente en Colombia, y si bien su reemplazo se ha demorado, aspectos como su confiabilidad y equipamiento de seguridad lo siguen haciendo muy competitivo en el segmento de los sedanes compactos.

Noticias recomendadas

Más noticias

Bajarse del carro y subirse a la moto

Pasar del carro a la moto conlleva una larga lista de consideraciones que no deberían ignorarse. Conozca las ventajas de hacer el cambio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.