Monstruosa motocicleta de producción alemana de 650 kilos de peso y tamaño XXL

Se llama Leonhardt Gunbus 410 y tiene un inmenso motor V-Twin de 6.7 litros de cilindrada que resulta más grande que la de muchos autos deportivos. Exageración oportuna.

Redacción Motor

07:57 p.m. 31 de octubre del 2013

Esta motocicleta alemana es tan larga y alta como su nombre, Leonhardt Gunbus 410. Al lado de las motos convencionales sus dimensiones son descomunales, monstruosas, tanto como sus prestaciones. Cuenta con un enorme motor V-Twin de dos cilindros, parecido al de un viejo avión, y con sus 6.700 centímetros cúbicos desarrolla 350 caballos de potencia que se desbocan a sólo 1.900 rpm.

Sin embargo, gracias a sus 650 kilos de peso, no es la moto más prestante, ni la más rápida, y mucho menos la más fácil de conducir, pero de lo que sí se puede estar seguro su propietario, es de que nunca pasará desapercibida por donde vaya.

La enorme Leonhardt Gunbus 410 fue equipada con unas llantas marca Rigdon también de origen alemán y de tamaño gigantesco (42 pulgadas de ancho la trasera y 38 pulgadas la delantera), que le dan una cara más robusta y hacen que parezca un ejemplar difícil de montar. Aunque su punto más alto mide 1.48 metros desde el piso, la altura del asiento es de 80 centímetros, los acostumbrados para la mayoría de motos convencionales.

El conjunto de frenos, también tiene mucho que ver con los de una moto de alto cilindraje normal: adelante doble disco de 310 milímetros de diámetro y atrás uno solo de 310 milímetros. Su caja de cambios es secuencial de tres marchas, con la novedad de tener reversa.

Sin embargo, a nivel prestacional la Leonhardt Gunbus 410 no supera a otras motos convencionales deportivas, que tienen la mitad de potencia pero pesan tres veces menos. Los pedidos están abiertos y es una moto homologada para ser matriculada.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.