La motocicleta de turbina más rápida del mundo

El vehículo de dos ruedas, creación de un coleccionista británico de relojes TAG Heuer, alcanzó una velocidad de 376,1 kph.

Por Redacción Motor

05:12 p.m. 06 de julio del 2015
La motocicleta de turbina más rápida del mundo

La motocicleta de turbina más rápida del mundo

Fue precisamente el lema ‘Don’t crack under pressure’, de la marca suiza y especialista en relojería deportiva, el que inspiró a Zef Eisenberg a diseñar la rápida máquina.

Batir un récord de velocidad terrestre no es algo que suceda todos los días, y menos que lo haga una motocicleta homologada impulsada por la turbina a reacción de un helicóptero Augusta 109A.
Pero para Zef Eisenberg, el coleccionista de relojes de gama alta, su inquietud y pasión por la excelencia en la ingeniería, lo llevaron a construir, en su taller que tiene en la pequeña isla de Guernsey (dependencia de la Corona británica ubicada en el canal de la Mancha), este vehículo impulsado por una turbina ‘desnuda’.

En palabras de su creador, “tras hacer que la motocicleta pasara de 361,94 a 363,06 kph en el primer intento del día, mejorar las velocidades empezó a convertirse en una tarea extremadamente difícil, al sufrir fuertes ráfagas de viento de costado. Realizar aumentos de tan solo 1 kph parecía misión imposible, debido a la enorme resistencia del viento a esas velocidades al no llevar carenado”.

El dolor físico para aguantar la postura era intenso, con el manillar recto y los brazos fuera de posición, haciendo de paracaídas. Al final del día, la meta de los 367 kph aún se resistía. A las 5 de la tarde pararon y además de comer un poco se sentaron a reflexionar.

La motocicleta de turbina más rápida del mundo

La motocicleta de turbina más rápida del mundo

El equipo se pasó el resto de la tarde examinando el registro de datos de la motocicleta para ver dónde había margen de mejora y se llegó a la conclusión de que eran necesarios otros 100 caballos para conseguir 10 kph más, ya que el coeficiente de arrastre (Cd) de la motocicleta era de aproximadamente 0,9, que es tres veces superior al de una motocicleta con carenado deportivo como la Suzuki Hayabusa y que es de 0,35.

Se decidió incrementar al máximo el flujo de combustible en la turbina y también la refrigeración por agua y metanol para maximizarlo. Los parámetros de seguridad se llevaron al límite (corte automático en la turbina) para garantizar la máxima potencia sin renunciar a la seguridad.

Ese domingo amaneció con fuertes vientos y una ligera lluvia, pero la motocicleta estaba ahora perfectamente preparada para esas condiciones. Las velocidades empezaron a mejorar con una lentitud exasperante, así que los creadores decidieron que en la siguiente ronda se juagarían el todo por el todo. “Literalmente aguanté con todas mis fuerzas y así logré alcanzar una nueva y alucinante velocidad punta de 372,56 kph con una motocicleta Streetfighter recta sin carenado ni manillar de motocross”, apunta el piloto y diseñador de la máquina.

La confianza aumentó porque la motocicleta estaba mostrando un comportamiento excelente, como un tren bala impulsado por turbina. El registrador de datos y los sensores de par mostraban valores sobre los 650,8 Nm en la turbina, picos regulares de 1491,4 Nm en la llanta trasera y 542 caballos.

En ese momento entendieron que nunca antes la ley de la física que dice que para doblar la velocidad se requiere multiplicar por 8 la potencia, se había hecho tan palpable.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.