Colección: MS.406, el caza francés

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale el 15 de septiembre en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

03:08 p.m. 14 de septiembre del 2016
Caza francés MS.406

Caza francés MS.406

En 1934 el fabricante aeronaval francés Morane –Saulnier, puso al ingeniero Paul–René Gauthier a desarrollar un nuevo caza para la fuerza aérea de ese país.

Gauthier diseñó un avión monoplano de ala baja con fuselaje de un material llamado Plymax: una lámina delgada de duraluminio –aleación de aluminio y cobre – unida a una capa más gruesa de madera contrachapada.

El desarrollo fue lento y solo hasta 1937 se pudieron realizar las primeras pruebas de vuelo del avión, al que le incorporaron un motor Hispano-Suiza de 12 cilindros en V que garantizaba 860 caballos de potencia y una velocidad máxima de 489 km/h.

Finalizadas las pruebas comenzó la producción de la aeronave que fue bautizada con el nombre de MS.406. Fue artillado con un cañón de 20 mm (situado sobre el motor), que disparaba sincronizado con el movimiento de la hélice, y con dos ametralladoras de 7,5 mm ubicadas en las alas.

Caza francés MS.406

.

Si bien el avión era ágil y maniobrable, la fragilidad de los motores no consiguieron darle suficiente velocidad y su cabina resultaba muy vulnerable por su escaso blindaje.

Por otra parte, su armamento era pobre y poco confiable, el cañón se atascaba con facilidad y las ametralladoras, por causa del hielo, bajaban su rendimiento a medida que el aparato ascendía. Curiosamente, los MS.406 funcionaron mucho mejor en versiones modernizadas por las Fuerzas Aéreas Suizas y de Finlandia. Estos obtuvieron mejor rendimiento que el original francés tras introducir mejoras en la propulsión y el armamento.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.