Murió Carroll Shelby a la edad de 89 años, la estrella de los 'muscle cars'

Este visionario y amante de los autos deportivos fue piloto de guerra e instructor de vuelo, piloto de escudería, preparador de motores y fabricó el más famoso de los deportivos de los 60, el Cobra.

Redacción Motor

08:21 p.m. 11 de mayo del 2012

La leyenda del mundo del automóvil, Carroll Shelby, murió anoche en el Baylor Hospital en Dallas, a la edad de 89 años y aún no se conocen las causas de su deceso.

Además de ser piloto de Fórmula 1, a Shelby se le reconoció por se el creador y preparador de carros más famoso de Ford en la zaga de los Mustang y también por ser el padre del Cobra, que fue un carro deportivo que dio origen a una zaga de potentes autos a partir de los años 60.

El Cobra nació después de que Carroll Shelby escribió en 1961 una carta al fabricante de deportivos compactos ingleses AC para pedirles la construcción de un chasis capaz de soportar un motor V8.

AC aceptó y se le instaló un motor de 4.2 litros de Ford. En enero de 1962, los mecánicos de AC en Thames Ditton, Surrey (Inglaterra), lo acoplaron al chasis CSX2000. Después de las pruebas, tanto la transmisión y el motor se desensamblaron y el chasis se envió por avión desde Inglaterra a Caroll Shelby en Los Ángeles. 

 La modificación más importante fue la de implantar un diferencial trasero más robusto para soportar la potencia del V8. En la versión de serie los frenos interiores fueron movidos hacia el exterior con el objetivo de reducir costos. La única modificación de las partes delanteras del primer Cobra con respecto al AC Ace, fue el montaje de la caja de cambios, que se movió hacia el exterior para dejar sitio al motor V8 más ancho.

La leyenda dice que Carroll lo denominó Cobra porque así lo soñó una noche y en 1963 se empezó a diseñar un nuevo Cobra en cooperación con Ford en Detroit, con motores más grandes.

Los AC Cobras tienen una extensa lista de triunfos en competencias. Shelby quiso que fuera el coche que batiera al Chevrolet Corvette y la ligereza del mismo (227 kg menos que el Chevrolet) ayudó. El AC Cobra Coupé era capaz de alcanzar los 298 km/h en la autopista M1 en 1964, pilotado por Jack Sears y Peter Bolton durante las pruebas de preparación para las 24 horas de Le Mans.

Biografía de Shelby
Carroll Shelby nació un 11 de enero de 1923 en Leesburg, Texas (Estados Unidos).

Sirvió en la Fuerza Aérea estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial siendo instructor de vuelo y piloto de pruebas.

Con sus ahorros adquirió una flota de camiones para embarcarse al negocio del transporte de basura. Luego de tener cierto éxito se dedicó al negocio petrolero donde no le fue muy bien.

Luego se dedicó a la crianza de aves pero para ese entonces ya se estaba metiendo en el mundo del automovilismo como piloto. La mala fortuna lo siguió también ya que al poco tiempo toda su camada murió debido a la enfermedad de Newcastle.

En el automovilismo Shelby fue piloto, sin mucho éxito, y luego preparador. Para mediados de los años cincuenta ya estaba preparando motores para Aston Martin para las 24 Horas de Le Mans, siendo ya piloto de la escudería que ganó la edición de 1959. Luego empezó a fabricar sus propios autos con la firma de Carroll Shelby Motors. era el inicio de los fabulosos modelos Cobra.

El éxito de sus autos Cobra en competencias como las 24 Horas de Le Mans le dieron un prestigio tal que la misma Ford contrató sus servicios ante la urgencia de la constructora en ganar carreras.

Carroll Shelby tuvo la misión de preparar los Ford GT 40 para las 24 Horas de Le Mans de 1965, logró un espectacular debut con una victoria. A partir de entonces empezaría una larga data de éxitos, que lo llevó a ser inmortalizado en las versiones más salvajes del Ford Mustang. El Ford Mustang Shelby Cobra (en sus versiones GT 350 y GT 500) son dos de los modelos más famosos de la marca norteamericana.

Carroll Shelby hizo parte del Salón de la Fama del Automóvil en 1992.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.