Olor a nuevo, toda una ciencia

El carro nuevo no sólo ‘entra’ por los ojos o por el bolsillo, también lo hace por la nariz. El aroma de estreno, un argumento de compra.

Poir Giovanni Avendaño - Gioave@eltiempo.com

06:16 p.m. 14 de abril del 2016
Olor a nuevo, toda una ciencia

Olor a nuevo, toda una ciencia

Es inocultable que el carro nuevo también se disfruta de manera sensorial a través del olfato y que ese olor ‘a nuevo’, que es la mezcla de las emisiones residuales de los materiales del habitáculo, los pegantes, sellantes y hasta el tapizado, tiende a ser uno de los ‘ganchos’ más atractivos y poderosos durante la compra de un vehículo.

Esto lo sabe la industria automotriz a nivel mundial y desde mediados de los años 90 las marcas comenzaron a implementar un departamento de especialistas con un agudo sentido del olfato y que, de la mano de expertos químicos, ‘preparan’ los olores que deben emitir los carros nuevos y también diferenciarlos.

En estos departamentos, los profesionales afinan su sentido para evaluar si los olores son adecuados y neutros, agradables o fuertes y hasta peligrosos, al analizar de forma independiente cada una de las piezas a través de un método que tiene rigor científico y que prioriza los plásticos, los vinilos, las maderas y el cuero de la tapicería.

Pero la prueba ‘reina’ de este mundo odorífico es la de someter a una temperatura de más de 60 grados a un vehículo con las puertas cerradas y luego entrar en grupo para detectar cómo huele su habitáculo bajo estas condiciones. Y la razón de ello es que muchos de los solventes, sellantes y pegantes que están en la cabina emiten sus vapores con mayor intensidad.

Olor a nuevo, toda una ciencia

Olor a nuevo, toda una ciencia

Una vez finalizada la evaluación, si encuentran que alguna pieza o una zona del carro no huelen bien se activa un protocolo para determinar su origen y reemplazar con algún material diferente o usar un ‘coctel’ diferente de químicos que solucionen la situación.

A este tipo de pruebas se les denomina organolépticas y de ellas depende el ‘aroma’ a carro nuevo que por lo general suele ser distinto marca por marca y en el que también hay un apartado diferente para aquellos carros con tapizado de cuero. Por obvias razones, en estos últimos se sobrepone el olor de la piel que viste las sillas, el volante y otros elementos a los denominados neutros como vinilos y plásticos.

¿Aroma o salud?

Olor a nuevo, toda una ciencia

Olor a nuevo, toda una ciencia

En un par de estudios hechos en Australia y Estados Unidos se determinó que ese tan deseado ‘olor a nuevo’ contiene vapores que son perjudiciales para la salud. El más reciente de ellos, hecho por la organización Healthy Stuff, se publicó en 2012 luego de 5 años de pruebas sobre el nivel de toxicidad que tenían en el habitáculo los carros más populares entre los estadounidenses.

En ese entonces se probaron más de 200 vehículos, modelos 2011 y 2012, a los que les midieron las emanaciones de sustancias químicas nocivas que provienen de piezas como el volante, tablero, la consola central, los descansabrazos y los asientos, entre otros.

Olor a nuevo, toda una ciencia

Olor a nuevo, toda una ciencia

En general, los resultados fueron buenos frente al estudio australiano de 2001 ya que se comprobó una reducción en el uso de productos químicos como el bromuro, que sirven como retardantes de las llamas, y el policloruro de vinilo, muy usado en los plásticos, antimonio y plomo.

Algunos de estos productos químicos se han relacionado con problemas de salud como alergias, malformaciones y problemas de aprendizaje congénitos, enfermedades hepáticas y hasta cáncer.
Sin embargo, se encontró que muchos materiales sintéticos se producen con aditivos que les mejoran sus propiedades por lo que pueden contener plastificantes, estabilizantes, antimicrobiales y antioxidantes y algunos de estos compuestos son contaminantes ya que tienen benceno, tolueno y xileno, en niveles superiores, en proporción 2 a 5, a los que hay al aire libre.

Olor a nuevo, toda una ciencia

Olor a nuevo, toda una ciencia

Este estudio también alertó sobre la incidencia de las altas temperaturas en las emanaciones de estos vapores tóxicos ya que una cabina puede alcanzar 'picos' de hasta 89 grados centígrados, cuando un carro permanece por mucho tiempo al sol y se pueden duplicar los gases nocivos para la salud.

Por esta razón, la principal recomendación fue la de tratar en lo posible de circular durante el verano o bajo condiciones de altas temperaturas, con las ventanas abajo para que el aire circule.

La fuerza del olfato

A pesar de todo, ese olor tan característico en un ‘estreno’ y en el que intervienen más de 275 productos químicos que reaccionan frente a los agentes naturales, es tan irresistible que la industria de las fragancias lleva años vendiendo en envases esa fragancia ‘a carro nuevo’, que no es nociva y permite extender esa sensación para algunos irresistible.

De hecho, el ‘olor a nuevo’ tiene un promedio de duración de entre 4 a 7 meses que se intensifica en momentos de calor. La buena noticia es que en la actualidad se considera que el 17 por ciento de los vehículos nuevos tienen interiores libres de PVC y el 60 por ciento se hacen sin retardantes.

También se ha comenzado a sustituir el PVC con poliuretanos y poliolefinas, que contienen menos aditivos nocivos y son más fáciles de reciclar. Así que a disfrutar, con ese cuarto sentido, el del olfato, de su juguete y estrénelo a todo pulmón.

FRASE
Estos expertos ‘olfateadores’, al igual que en la industria de la perfumería, tienen prohibido fumar o usar perfumes o fragancias, ya que se podría afectar el resultado de las pruebas.

Con información y fotos de TheNewsMarket.com

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.