Colección: P-51, el Mustang de los aires

Para obtener este avión, recorte el cupón que sale el 4 de agosto en EL TIEMPO y más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

03:09 p.m. 03 de agosto del 2016
P-51 Mustang

P-51 Mustang

Célebre por las labores de escolta y reconocimiento en las incursiones de los bombardeos aliados sobre la Alemania Nazi, el P-51 Mustang es uno de los cazas más
legendarios de la Segunda Guerra Mundial.

Rápido y maniobrable, permitió a Estados Unidos y al Reino Unido desequilibrar a su favor la contienda aérea frente a los expertos pilotos de la Luftwaffe y sus modelos Messerschmitt y Heinkel.

Los estadounidenses concibieron el P-51 Mustang en apenas cuatro meses. De fuselaje metálico presentaba una aerodinámica revolucionaria con alas de perfil aerodinámico y el radiador situado en la parte posterior del fuselaje, a fin de crear un efecto de retropropulsión que ayudase al motor a empujar con más fuerza el aparato hacia delante.

Los diseñadores proyectaron un avión considerablemente más largo que los de su categoría, para que pudiera albergar un depósito de combustible mucho mayor que le permitiera desarrollar todas sus prestaciones, incluida una velocidad máxima de 615 km/h.

P-51 Mustang

P-51 Mustang

Como propulsor le instalaron un Packard V-1650 de 2.700 cm3 y 12 cilindros en V, desarrollado a partir del revolucionario motor Rolls-Royce Merlin. La hélice tenía cuatro palas muy anchas, que mejoraban su rendimiento a gran altura y al fuselaje se le habían incorporado todos los últimos adelantos aerodinámicos de la época, lo que lo hacía muy maniobrable.

La versión P-51D, introducida en 1944, que sería el mejor caza de la Segunda Guerra Mundial, aumentó de cuatro a seis la cantidad de ametralladoras Browning de 12,7 mm con las que iba artillado. Para mejorar la autonomía de vuelo, esta versión podía llevar tres depósitos de combustible: uno atrás de la cabina y dos auxiliares, uno en cada ala.

Adicionalmente incorporó una de las grandes novedades para la época, la cabina de tipo “burbuja”, que le concedía al piloto una visión de 360 grados.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.