Diez cosas que no debe ponerle al carro

Cesvi Colombia hizo una lista de errores comunes a la hora de ‘regalarle’ algo al auto. La seguridad vial debe ser el mayor criterio para no incurrir.

Por Redacción Motor

02:57 p.m. 10 de junio del 2016
Algunos adornos distraen e impiden la visión.

Algunos adornos distraen e impiden la visión.

1. Aquellos adornos colgantes que se instalan en el espejo interior o el parabrisas, no solamente distraen la atención, sino que en muchos momentos impiden una clara visión de lo que acontece en la vía.

2. Y hablando de espejos, pegarles autoadhesivos del equipo del alma, de la banda de rock preferida o de cualquier otro motivo también tiene el indeseable efecto de reducir el campo de visión y aumenta los puntos ciegos.

Hay películas que reducen la visibilidad.

Hay películas que reducen la visibilidad.

3. Unido al asunto de los vidrios está la película de las ventanas, las cuales las venden con atractivas propiedades antirrobo y de oscurecimiento. Según las autoridades de tránsito, estas capas protectoras son válidas y de libre instalación siempre y cuando no reduzcan la visibilidad en más del 30%. En caso de superar este punto es obligatorio solicitar un permiso y, sobre todo, aumentar la precaución al maniobrar porque tienen la contraprestación de reducir la transparencia.

4. Otra forma de afectar la visibilidad de los carros es haciendo el entintado a las unidades de luz. Sucede que, por alguna causa descabellada, hay propietarios que oscurecen los stops –haciéndolos mínimamente visibles- o les cambian el color por otros de significado diferente en la semiótica (rojo significa peligro; amarillo, precaución; azul, esperanza; verde, misterio…)

5. El comercio ofrece el cambio de las luces convencionales de halógeno por las HID, de descarga de alta intensidad. Si bien estas luces HID han demostrado un aporte significativo en la seguridad por aumentar la profundidad del chorro de luz, en no pocos casos tienen el peligroso efecto de deslumbrar a quien conduce en sentido contrario sea por una instalación antitécnica, o sea por un origen dudoso del conjunto lumínico.

6. Otro accesorio codiciado por algunos es el equipo de sonido del carro y lo cambian por uno de mejor calidad y fidelidad, o por aquellos que incluyen pantallas de video. Al respecto hay que insistir en que una mala instalación puede resultar en un grave cortocircuito que puede hasta incendiar el carro. Además, en todo caso, el alto volumen de la radio o la música también es fuente de desconcentración, fatiga y accidentalidad.

Clip que evita la adecuada tensión del cinturón.

Clip que evita la adecuada tensión del cinturón.

7. A bordo también se ven algunos accesorios que más bien parecen maldiciones, como aquellos clips que evitan la adecuada tensión del cinturón de seguridad sobre el pecho, la cintura y la clavícula. Los fabricantes de este ocioso elemento no advierten el peligro de muerte que implica su absurda invención.

8. Y ni hablar de los forros de silla o timón, sean de tela o de pepas, que en caso de no estar bien diseñados y amarrados terminan por arrugarse por todas partes y enredándose. Caso parecido es el de los tapetes que, al no ser de buena calidad, se entorchan al poco tiempo y se enredan entre los pedales.

9. A veces se forran las sillas con novedosos diseños, pero de materiales resbalosos que afectan la seguridad por su indiscutible incapacidad antideslizante.

Los rines no deben cambiarse por unos de diferentes especificaciones.

Los rines no deben cambiarse por unos de diferentes especificaciones.

10. Otro regalo de cuidado es el cambio de los rines y las llantas originales por unos de diferente tamaño y especificación. Sucede que las automotrices calculan la resistencia de los ejes del carro en función de la carga que soportan las ruedas. Si éstas se aumentan en su ancho, así mismo se aumenta el brazo de palanca que ejercen sobre los ejes, haciendo que trabajen forzados y sobrecargando los rodamientos.

Lo que sí recomienda Cesvi para el carro

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial Colombia S.A. está de acuerdo con ponerle un sistema de sensores de reversa -ojalá con cámara y pantalla a bordo-, un juego de llantas nuevo de especificaciones idénticas a las originales, hacerle la revisión tecno-mecánica, un chequeo de frenos y de suspensión, alinearle la dirección y hacerle el balanceo de las ruedas. No sobra un curso de conducción preventiva para el propietario.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.