Peugeot 2008, comodidad para toda la familia

Basado en el 208, este ‘crossover’ compacto se ubica como una alternativa para familias pequeñas.

Por Redacción Motor

10:09 a.m. 25 de agosto del 2015
Peugeot 2008, comodidad para toda la familia

Peugeot 2008, comodidad para toda la familia

Daniel Otero Bravo
Redactor de EL TIEMPO


Partiendo del Urban Crossover Concept presentado en 2012, el Peugeot 2008 se basa en la plataforma del compacto 208 para crear un crossover principalmente citadino pero con algunos elementos encaminados a brindar la posibilidad de escaparse con total tranquilidad y en cualquier momento del ambiente urbano.

Al estar montado en unos rines de 16 pulgadas la altura libre sobre el suelo es más que favorable para los incontables obstáculos que presenta una ciudad como Bogotá, al tiempo que el perfil de las llantas (así como la suspensión) ayudan a contrarrestar los efectos que estos llegan a causar.

El resultado es una marcha suave y una cabina aislada de las irregularidades de la vía, algo que no sucede con el ruido producido por las llantas y el viento (especialmente a velocidades mayores), lo cual resta puntos en términos de confort.

Compensando esto está el sistema de audio, que ofrece conexión Bluetooth, USB y auxiliar para emparejar un teléfono o reproductor de música. Con nuestro teléfono celular no hubo inconveniente en la conexión, al tiempo que hacer y recibir llamadas fue realmente fácil.

Por el contrario, la operación para la reproducción de música desde la pantalla táctil central colmó la paciencia, pues la reacción después de dar el comando tarda varios segundos, al colgar una llamada la música no vuelve a reproducirse automáticamente (o al menos no hasta que la activamos manualmente) y en cambio sí lo hizo cuando terminamos una llamada previa a la cual no se tenía música puesta.

Se tiene la ventaja, al menos, que la ergonomía es muy buena junto con la posición de manejo. Todo está a la mano del conductor, la visibilidad hacia afuera es excelente y los ajustes de la columna de dirección y la silla del conductor le permiten a prácticamente cualquier persona acomodarse sin problema.

Peugeot 2008, comodidad para toda la familia

Peugeot 2008, comodidad para toda la familia

De cualquier forma, el nuevo diseño interior de Peugeot, y específicamente la ubicación del cuadro de instrumentos, debe mejorar. El timón obstruye la mayor parte y apenas se alcanzan a ver parte del tacómetro y velocímetro, dejando fuera de la vista la pantalla central y su información.

Mecánicamente cuenta con un motor de 1.6 litros y 120 caballos de potencia para mover los 1.140 kg que pesa en su versión automática, como nuestra unidad de prueba. Si bien este conjunto motriz se muestra capaz de cumplir con su tarea, la transmisión automática le resta brío al conjunto.

La respuesta lenta repercute en una aceleración poco ágil, aún más notable al momento de las recuperaciones, por ejemplo, al querer cambiarse rápidamente de carril (no tuvimos tiempo de salir a carretera). Gran parte de esto fue solventado al activar el modo Sport, pero de todas formas es un punto a mejorar.

Por fortuna, las características dinámicas no son parte de su objetivo y los requisitos que exigirán las familias a quienes está dirigido este modelo se verán cumplidos.

El espacio interior es muy bueno, la amplitud de la cabina es resaltada por el gran techo panorámico y en los puestos traseros hay suficiente campo para piernas y cabeza; siempre y cuando viajen solo dos, el ancho tampoco será problema.

Además, los puestos laterales cuentan con anclajes ISOFIX y el baúl también ofrece un volumen de carga más que suficiente.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.