El pico y placa y sus efectos

Toda medida de tipo restrictivo tiene siempre sus consecuencias. Esta ha generado un aumento en el parque automotor y de motos en los últimos años.

Redacción Vehículos

01:11 p.m. 15 de septiembre del 2017
Pico y Placa

El pico y placa en Bogotá fue implementado por Enrique Peñalosa durante su primera administración, en 1998.

El pico y placa en Bogotá fue implementado por Enrique Peñalosa durante su primera administración, en 1998, con el objetivo principal de mejorar la movilidad de la ciudad mientras se realizaba la construcción de la primera fase de TransMilenio, fomentar el uso racionalizado del carro particular y promover a futuro la migración al uso del transporte público.

Sin embargo, toda medida restrictiva tiene siempre consecuencias y se convierte en una especie de juego de prueba-error.
El pico y placa inicialmente arrancó restringiendo la circulación de los carros particulares dependiendo del último dígito de la placa, lo que obligaba a que se quedaran en los garajes de las casas cerca de 240 mil vehículos entre las 7 y las 9 de la mañana, y en la tarde entre las 5:30 y 7:30 de la noche.

Como consecuencia de esto, al poco tiempo se dispararon las ventas de carros nuevos y usados, pues los bogotanos estaban comprando otro vehículo para que la medida no los afectara. Esto llevó a que en el 2002, durante la administración de Antanas Mockus, se implementara la rotación anual de los días y se ampliara a cinco horas la restricción.

El cambio más fuerte se dio en 2009, en medio de protestas, cuando el alcalde Samuel Moreno, incumpliendo una promesa de campaña, amplió a 14 horas el horario de pico y placa con la excusa de la ejecución de las diversas obras que se iniciaban en la ciudad para la construcción de la fase III de TransMilenio.

El efecto que produjo entre los ciudadanos este cambio, que duró cerca de cuatro años, dos más de lo previsto debido a los retrasos en la obras, no fue otro que buscar nuevas alternativas de transporte, donde las motos y ciclomotores fueron la primera opción, creciendo su cantidad en las vías.

Así mismo la compra de un segundo carro o la adquisición de una camioneta pick-up, que en un primer momento estaban exentas de la restricción por considerarlas un vehículo de trabajo, fue la solución para muchos ciudadanos.

Posteriormente la Alcaldía emitió el decreto 271 de 2012 según el cual los vehículos de carga con doble cabina debían cumplir la norma.

Pico y placa, vuelve el mismo debate

.

En julio de 2012 la alcaldía de Gustavo Petro adoptó el esquema actual de pares e impares y redujo el horario de 14 horas a siete, el cual ha sido el de mejor aceptación entre los conductores pero que también ha tenido efectos en contra.

Al tener el calendario meses de 31 días, los vehículos cuya placa termina en número impar se ven obligados a parar dos días seguidos, o más, como sucedió en enero de este año.

A los carros impares les tocó restricción el martes 31 de ese mes, el miércoles primero y el viernes tres de febrero. Pero además les tocó el día sin carro, que se celebra el primer jueves de febrero, que este año cayó el dos. Es decir, no tuvieron carro durante cuatro días de la semana.

Esto ha llevado a que las personas, al comprar vehículo, soliciten placa terminada en número par, que en el mercado de usados son también los más buscados y ligeramente más costosos que los ‘impares’.

En 2012 el alcalde Gustavo Petro eliminó la medida de pico y placa en la zona sur de la ciudad, sin embargo al año siguiente fue revocada la decisión por ser contraproducente para la movilidad de la zona.

Se aplazarian modificaciones al Pico y placa para 2014

.

El actual modelo

Como lo mencionamos en el artículo, la restricción actual de pares e impares ha sido la que mejor se ha adaptado entre los conductores. No obstante, el desequilibrio que hay por el pedido de matrículas pares, que tienen menos días de veda con respecto a los impares, hace que esos días sean más congestionados.

Según cifras del Registro Único de Tránsito -Runt-, y teniendo como variable los vehículos que tienen Soat vigente a la fecha, en tan solo Bogotá hay 716.136 vehículos cuya placa termina en número par frente a los 714.960 que terminan en impar.

A estos se les suma un indeterminable número de vehículos registrados en poblaciones aledañas (Cajicá, Chía, Cota, Mosquera, Funza, La Calera, entre otras) y de otras ciudades del país que ruedan en Bogotá.

Otras medidas

En 2001, debido a la sobreoferta de taxis y buses en la ciudad, la alcaldía de Antanas Mockus implementó el pico y placa para servicio público. Posteriormente, durante la administración de Luis Eduardo Garzón, se instauró la restricción para vehículos de carga, denominada pico y placa ambiental. En 2016 la actual administración incluyó los vehículos de servicio especial en el pico y placa de servicio público y este año redujo de dos a un dígito la restricción para taxis.

CIFRAS

102.697 Es el número de vehículos de servicio público (especiales y taxis) matriculados en Bogotá con Soat vigente y registrados en el Runt al 12 de septiembre.

1’431.096 Es el número de vehículos particulares matriculados en Bogotá con Soat vigente y registrados en el Runt al 12 de septiembre.

Noticias recomendadas

Más noticias

Subaru Legacy: Acción sin ostentación

Su versión más equipada guarda bajo el capó un potente motor bóxer de seis cilindros, alentado por un sistema de tracción permanente y caja CVT.

Imágenes del Subaru Legacy

En sedán espacioso en virtud de sus generosas dimensiones (4.795 m de largo, 1.840 de ancho y 1.5 de alto, con una distancia entre ejes de 2.750 mm).

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.