Plan Retorno se rajó en movilidad para los usuarios

Enormes trancones en las entradas a Bogotá hicieron que recorridos de menos de 150 kilómetros se hicieran hasta en 8 horas. Quejas de los viajeros.

Por Redacción Motor

03:31 p.m. 05 de julio del 2016
Plan Retorno se rajó en movilidad

Plan Retorno se rajó en movilidad para los usuarios

El Comandante de la Policía de Tránsito y Transporte, Coronel Ramiro Castrillón, habló de un positivo Plan Retorno y hasta exitoso. Muy seguramente se refirió a que hubo menos accidentes que de costumbre lo cual es muy positivo, pero ese es sólo uno de los objetivos de este programa, no el único.

Plan Retorno se rajó en movilidad

Plan Retorno se rajó en movilidad- Cierre imprevisto en la variante Espinal-Girardot

En términos de movilidad, la verdad fue desastroso este regreso a la capital desde diferentes puntos y si hablamos sin tapujos se podría decir que muchas vías colapsaron, no sólo ante la masiva presencia de vehículos sino también ante la falta de operativos y medidas de contingencia que hubieran podido anticipar las exageradas demoras que tuvieron que vivir los capitalinos a su regreso durante el pasado fin de semana.

Tomamos varios ejemplos de las principales rutas de entrada a la ciudad que nos hicieron llegar nuestros lectores que en medio de las horas y horas que tuvieron que soportar en las largas filas, carros varados y embudos en los peajes lleguen a oídos de las autoridades para que en el futuro el retorno tenga de verdad un buen plan.

Vía al Llano
Señores Revista Motor. Quiero ponerles en conocimiento el viacrucis que tuve que vivir el pasado lunes festivo cuando regresaba a Bogotá. Me encontraba a una hora de Villavicencio, un poco más allá de Acacias, Meta. Desde que salí a la carretera hacia la capital el trancón era inusual durante todo el recorrido. Una interminable fila que avanzaba a paso lento, sin motivo ni razón, porque no había accidentes, ni camiones volcados, ni nada que detuviera el tráfico.

Hasta que llegamos a una pequeña población, llamada Cuncia, en la que vimos dos grupos de guardas de tránsito. Una docena, resguardados de la lluvia tomaba café, mientras que otros 5 estaban apostados en la carretera y detenían por papeles o cualquier otra razón muchos de los que transitábamos por esa vía. Es decir, fabricaron en ese punto, que es un famoso comedero de los viandantes, un trancón que llevó a que en un día con tanto tráfico triplicara el tiempo del recorrido hasta Villavicencio que pasó de ser de 1 a 3 horas.

Esto afectó a todos los que salimos pretendiendo alcanzar la medida de poner todas las vías en dirección a la capital y que sólo funciona desde las 3pm hasta las 8 pm, otro punto que sería bueno revisar porque creería que casi nadie pudo disfrutar de este flujo en una sola vía que alivia los tiempos de viaje
.

Finalmente, después de llegar a Villavicencio y cuando las cosas pintaban mejor, nos encontramos con otro rosario eterno de carros en una fila que copó por completo el primer túnel y todo el ascenso de la vía, por lo cual los varados se multiplicaron y la presencia de la policía era nula en todo el trayecto.

Cuando llegamos al primer peaje que se encuentra en el regreso, el de Ocora, encontré la razón a la congestión. Una falta absoluta de preparación para la cantidad de gente que se devolvía para recibir y entregar los tiquetes en este paso. Algo inconcebible pero que le sumó más horas al recorrido.

En total, me gasté 8 horas en un viaje que normalmente se hace en menos de 4 horas y la llegada a Bogotá hacia la media noche me llevó a pedirles ayuda a ver si se puede mejorar esta situación para próximos festivos.

Wilson Quintana.

De Neiva a Bogotá en nueve horas
Lo que vivieron los viajeros que pasaron las fiestas de San Pedro en el Huila al llegar a Espinal, ninguno se lo esperaba. A las 11 de la mañana ya la vía a Melgar estaba colapsada, según un agente de la Policía de Tránsito.

Esto fue en el sitio, porque a nadie en la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional con sus decenas de agentes apostados a lado y lado de la carretera ‘revisando papeles’, se le ocurrió poner una valla o avisos informando del problema en la doble calzada Melgar-Bogotá.

En la Dirección de Tránsito también se les olvidó para que sirven las redes sociales. Ni un solo mensaje informativo de lo que estaba pasando en esa importante vía ni tampoco en el #767.

Al CM que maneja la cuenta en Twitter @Transitopolicia se dedicó todo el día a dar consejos como “no manejar cansado”, “no consumir alcohol” y cosas de ese tipo cuando en la carretera los miles de conductores y sus familias vivían un verdadero infierno a 40 grados.

A esas alturas, (11 de la mañana) como si el plan de manejo de la emergencia en el puente más transitado del año y la vía más importante para llegar a Bogotá no fuera ya un desastre, a la Policía solo se le ocurrió cerrar el paso a Melgar y meter a los viajeros en el tortuoso embudo del puente Mariano Ospina que une a Flandes con Girardot. ¡¡¡hora y media!!! Para tomar la vía Girardot- La Mesa-Bogotá.

Como también se les olvidó informar de los cambios a última hora y sobre la marcha, a la Dirección de Tránsito también parece que se le olvidó que esta carretera está en obra (están ampliando a tres carriles, dos subiendo para Bogotá y uno bajando, por si no lo sabían).

Todo esto sin contar con el penoso el estado de la doble calzada Bogotá-Girardot, llena de huecos y al parecer sin mantenimiento; sumando el hecho de que ahora cualquier negocio de venta de arepas o pinchos instala sus conos en dónde le da la gana sin que las autoridades hagan algo al respecto, como si los que pone la Policía en las zonas de adelantamiento no fuera suficientes para generar trancones.

Henry Serrano

Caos en la Autonorte
El pasado domingo el trancón sobre esta vía estuvo peor que de costumbre -de la 134 hasta el peaje se gastó 1 hora 40 minutos- y eso que supuestamente habían salido entre el viernes y sábado anterior más de 100 mil vehículos según datos oficiales.

Este atasco producido en gran parte por las aun inconclusas obras de las estaciones de TransMilenio, también se debe al cuello de botella que se forma a la altura de la calle 183, donde convergen seis carriles y se convierten en tan solo tres.

A esto se suma que en ese sector a las empresas de transporte intermunicipal se les habilitó una zona para recoger pasajeros, mientras se construye la tan renombrada Terminal del Norte que aun no entregan, lo que genera más caos.

Pasado este embudo y cuando se cree que ya empieza a fluir el tráfico se encuentra con otro atasco en el mismo peaje de Los Andes, que el domingo no contaba con personal adicional para agilizar el cobro de este, lo que generó otro cuello de botella en la llamada ‘Autopista Norte’.

En Ubaté también se registraron congestiones de más de 1 hora en trayectos de 20 minutos y en la entrada por la calle 80 el paisaje que se repitió fue el de las largas filas de autos.

Y usted cómo vivió el pasado plan retorno? Cuéntenos su experiencia.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.