Polaris, la marca de motos y ATV de Estados Unidos, compró Brammo fabricante de motos eléctricas

Esta marca ya era dueña de las motos Indian y ahora se pasa al lado más ecológico de la mano de Brammo, una firma que pudimos conocer en Colombia desde hace unos cuatro años con sus 'cero emisiones'.

Redacción Motor

07:29 p.m. 23 de enero del 2015

Polaris, aunque es propietaria de las motos Indian, es un especialista en todo tipo de vehículos que van desde cuatrimotos, hasta los ATVs, vehículos ligeros con tracción 4x4, para nieve, eléctricos y el 'triciclo' 2+1 Slingshot. Por eso, hizo una jugada estratégica en la compra de Brammo.

Brammo, como Polaris, es una firma estadounidense que se dedica de forma exclusiva a la fabricación de motos 'cero emisiones' con motores electricos y diferentes rangos de cilindrada y prestaciones, y que se encarga de todo el proceso de fabricación, incluyendo las baterías. A Brammo la pudimos conocer por primera vez en Colombia en el Salón del Automóvil de 2012 cuando empezaron a mostrarse en nuestro territorio.

De esta forma, Brammo actuará de forma independiente en la fabricación de los motores eléctricos, las baterías, los controladores y muchas otras piezas de las motocicletas mientras que Polaris se va a encargar de su comercialización, gracias a la red global que ya tiene estructurada con la marca Indian, que también vimos renacer en el pasado Salón del Automóvil 2014.

Con esta adquisición, que no sorprende a nadie pues ya era accionista de Brammo, Polaris entra al segmento de las motocicletas eléctricas que según las cifras ha tenido un comportamiento ascendente en los últimos años. También beneficia a los potenciales clientes de las motos Brammo pues sus capacidades de producción se vieron superadas por la aceleración de la creciente demanda.

DATO
Polaris debió realizar una llamada general a revisión de su tres ruedas Slingshot debido a una falla que podría dejar sin dirección al vehículo.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.